Este artículo sobre la dieta cetogénica ha llevado mucho trabajo por delante, mucha recopilación de información, de estudios y de bibliografía. La dieta keto cetogénica se centra en la ingesta de más alimentos ricos en grasas buenas y proteínas (pescado azul, aguacate , aceite de coco y de oliva) con una restricción de la ingesta de hidratos de carbono (cereales, azúcar, e incluso de mucha cantidad de verduras y frutas) con el objetivo de generar el proceso de cetosis en sangre similar al ayuno.

Además, puede que la ingesta de hidratos no sea la suficiente para cubrir los requerimientos energéticos (por ejemplo, por aumento de la actividad física del individuo) y que obligue al organismo a utilizar otros nutrientes como ácidos grasos y proteínas como fuente de energía.

A medida que avanzaba el siglo y el sobrepeso aumentaba, la dieta cetogénica renació de nuevo con distintos nombres, desde la dieta Dupont en los años 50 a la dieta Atkins, en los 70. En aquel entonces vivíamos en el apogeo de la guerra contra las grasas y Atkins no tuvo mucha relevancia, pero en el 1992 volvió a publicar su libro y se convirtió en un súper ventas y fenómeno social.

En líneas generales, estos serían algunos de los alimentos que sí que estarían permitidos en la dieta cetogénica. Sin embargo, solo las dietas cetogénicas estándar y alta en proteínas se han estudiado de forma minuciosa. Para eso tenemos que retroceder un poco y empezar por explicar qué es la dieta keto y la cetosis.

En la dieta cetogénica, la energía del cuerpo se suministra principalmente mediante la quema de grasas. Normalmente, alcanzar un estado de cetosis (quema de grasa en lugar de quema de azúcar) puede tardar hasta 2 semanas con una dieta cetogénica disciplinada.

La nutricionista Nelba Villagrán comenta que todas las dietas hacen bajar de peso porque son hipocalóricas. Dicho de otra forma, si a una dieta normal (con niveles normales de carbohidratos) le añades más grasa, tu cuerpo no la va a quemar más rápidamente; simplemente la va a acumular.

La segunda se denomina VLCK, siglas de very-low-calorie-ketogenic, y es una dieta por debajo de las 800 kilocalorías, además de cetogénica. Muchas personas con diabetes que siguen la dieta keto han descubierto que reducen significativamente el uso de insulina.

En estas dietas, los hidratos de carbono son la fuente principal de energía, pero te dejan con cansancio y debilidad hasta que vuelves a ingerir hidratos (es decir, azúcar). La transición de una dieta con alto contenido en azúcares a una dieta LCHF puede suponer un cambio drástico al principio, ya que el azúcar, el pan y la pasta son alimentos principales en muchas dietas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *