Se han realizado diversos estudios basados en la dieta cetogénica, principalmente implementada para una rápida pérdida de peso. La cetosis es un estado metabólico mediante el cual el cuerpo utiliza la grasa como fuente principal de energía (la grasa que ingerimos la que está almacenada en nuestro cuerpo) en pocas palabras, nuestro cuerpo se vuelve más eficiente utilizando la grasa como fuente de energía.

Las conclusiones del estudio fueron que el ejercicio de fuerza disminuía la pérdida de masa muscular debida a la dieta VLCD, e incrementaba el metabolismo basal, mientras que el peso corporal se reducía de forma más significativa en el grupo que realizaba el ejercicio aeróbico.

Teniendo en cuenta que las verduras generalmente contienen de 3 a 4 gramos de carbohidratos netos por porción y una onza de nueces proporciona aproximadamente lo mismo, un objetivo que elimina por completo en este nutriente quita más alimentos protectores para tu salud que cualquier otro régimen.

Pero no sólo la dieta cetogénica se aplica a funciones militares, también sirve para intentar mejorar enfermedades, ya que la dieta cetogénica clásica está compuesta principalmente por grasa (80 % – 90 %), y el resto son proteínas (8 % – 15 %) y, en pequeñas cantidades carbohidratos (2% – 5%).

Las ventajas de esta dieta son claras pero también tiene sus desventajas, como por ejemplo, a pesar de tener una gran variedad de alimentos permitidos, puede ser muy restrictivas al eliminar casi por completo los carbohidratos y te puede limitar un poco dependiendo el estilo de vida que lleves, además, si buscas una flexibilidad metabólica causará todo lo contrario, te convertirías muy eficiente a la hora de usar la grasa como fuente principal de energía pero perderás eficiencia al utilizar los carbohidratos, por eso, todo dependerá de cuán cómodo te sientas con la dieta.

Gracias a esta propiedad de saciar por muchas horas, varias de las personas que siguen la dieta cetogénica también incluyen el ayuno intermitente, el cual consiste en la reducción de las horas de alimentación – no en la reducción de la cantidad calidad de la comida.

Tras investigaciones que arrojan resultados positivos al respecto, algunos pediatras recomiendan una dieta cetogénica, baja en hidratos de carbono y alta en grasas, en niños con trastornos del desarrollo neurológico como TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) autismo para mejorar la atención, el comportamiento y el funcionamiento social.

En uno de los ensayos sobre pérdida de peso más conocidos (al que se le suele llamar el estudio de la A a la Z”, se asignó de forma aleatoria a un grupo de mujeres premenopáusicas con sobrepeso una dieta baja en carbohidratos (Atkins), moderada en carbohidratos (Zone), baja en grasa (Ornish), una dieta baja en calorías con control de las porciones (LEARN) durante un año.

Una dieta cetogénica no es superior para la pérdida de grasa si se compara con una dieta moderada en carbohidratos; si ambas están en déficit y la cantidad de proteína es apropiada, la razón por la que se pierde más peso en una dieta cetogénica es porque se pierden líquidos en el cuerpo, cuando consumimos carbohidratos, la glucosa se almacena en forma de glucógeno pero para ser almacenado necesita agua.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *