La dieta cetogénica ha mostrado, en varios estudios, ser eficiente en la pérdida de peso. Una vez que hayas logrado el objetivo, reincorpora en tu alimentación cotidiana carbohidratos saludables a base de plantas como los granos enteros y los frijoles. A menudo la dieta keto es utilizada como última etapa en el proceso de definición de los culturistas y deportistas con un control estricto del peso.

Si no encajas en ese grupo, es posible que desees probar menos carbohidratos y más grasa para mantenerte en cetosis. Cabe señalar que esta dieta se ha vuelto famosa no por su poder para bajar de peso, sino por el mal olor que le regala a la vagina. Si hemos de comer 2.200 calorías y comemos 2.500…será imposible perder peso.

Los cuerpos cetónicos parecen ser también especialmente beneficiosos para nuestras mitocondrias, esa parte de la célula generadora de energía y tan importantes para nuestra salud. Esta dieta se creó inicialmente para reducir la hipertensión arterial pero también ayuda a perder peso.

Siempre es importante mantener una alimentación completa y equilibrada, en la que haya cabida para todos los nutrientes, pero no debemos renunciar a los posibles beneficios de dietas más específicas, como es el caso de la keto. Durante la cetosis, a tu cuerpo le resulta más fácil quemar grasas y consumirlas como calorías.

La dieta cetogénica keto (por ketogenic diet) se basa en el principio que una dieta muy baja en carbohidratos forza al cuerpo a la utilización del tejido graso para generar energía. De hecho, en el estado de cetosis, el cuerpo extrae cetona de la grasa. Esto incrementa el gasto de masa grasa, ayudando a la pérdida de peso.

Estos bocadillos son perfectos para la dieta cetogénica, solo recuerda tener cuidado, si bien son bajos en carbohidratos no te puedes fiar de más. Además, un estudio publicado en el British Journal of Nutrition en el 2013, evaluó los efectos la dieta de 247 pacientes que llevaron una alimentación baja en carbohidratos.

La dieta keto es una dieta alta en proteínas , que puede ser muy adecuada para las personas mayores porque nos ayuda a evitar la pérdida de masa muscular. Es una razón para tener a la mano aceite de coco, de oliva u otras grasas saludables, que permitan de forma más sencilla consumir un par de cucharaditas.

Ambos estudios recientes utilizaron dietas en las que la grasa constituyó el 89-90 por ciento de la ingesta calórica total. La dieta cetogénica por tramos y la ‘œtargeted ketogenic diet’ son dietas mucho más avanzadas, principalmente usadas por fisicoculturistas y atletas profesionales.

El cuerpo humano normalmente depende de los carbohidratos para la mayor parte de su energía rápida, pero en la cetosis el cuerpo cambia su enfoque primario a la quema de las grasas. Sin embargo, en una minoría de personas, el colesterol podría subir de forma anormal en una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *