Cuando comencé mi estilo de vida cetogénico, era poca la información disponible sobre las dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas saludables; hoy en día parece que todo el mundo habla de ellas (en el campo de la salud, lo más buscado en Google durante el 2018 fue ¿qué es la dieta cetogénica dieta keto?). Cuando comemos de una manera constante, como hacen la mayoría de las sociedades occidentales, carbohidratos y comida procesada, se produce, como hemos visto anteriormente, esa montaña rusa de azúcar en la sangre seguida de una subida de insulina para compensarla con la subsiguiente bajada repentina de glucosa que nos deja débiles y con hambre.

Cansancio y falta de energía: Esto ocurre porque tu cuerpo lleva toda la vida quemando azúcar y tu capacidad de quemar grasa está dormida, entonces al principio te sentirás cansada hasta que tu cuerpo active progresivamente la función de quemar grasa, para eso también necesitas un alto consumo de grasas.

Por otro lado, deberías evitar los alimentos procesados: productos cárnicos (el beicon el salami, por ejemplo), carne de baja calidad proveniente de animales criados en granjas industriales, quesos procesados, pescados de piscifactorías, productos con un alto contenido de aditivos sintéticos y aceites vegetales refinados (colza, girasol, cártamo, etc.). Estos productos son ricos en grasas, pero no son grasas de calidad, por lo que pueden provocar efectos adversos en la salud.

Un buen plan de tratamiento a largo plazo podría consistir en una dieta cetogénica muy baja en calorías (de “choque”) a corto plazo con objeto de inducir una pérdida de peso eficaz, que además ayudará a mejorar la adherencia, seguida de una adecuación progresiva a medio y largo plazo del contenido calórico y los nutrientes de la dieta hasta llegar a una dieta equilibrada para la fase de mantenimiento del peso perdido.

La cetosis generada con estas dietas es una “cetosis fisiológica”, un mecanismo adaptativo completamente fisiológico y característico del ser humano, inducido principalmente por la necesidad del SNC de obtener energía a partir de fuentes de energía alternativas cuando los niveles de glucosa no son suficientes.

En este tipo de dieta se consumen de 20 a 40 gramos de carbohidratos netos de 30 a 45 minutos antes de hacer ejercicio. La nutricionista Nelba Villagrán comenta que todas las dietas hacen bajar de peso porque son hipocalóricas. Aunque haya muchas opiniones de dieta cetogénica, sólo hay una válida, comprobar que estés en cetosis.

Así en una dieta normal los hidratos ofrecen entre 40 y 60% de las calorías del día, mientras que en una dieta cetogénica dieta keto dicho porcentaje se reduce a menos de 10 cada día. Si tienes las cetonas muy altas pero el azúcar también está alto, no estás en cetosis, significa que tu cuerpo no está usando las cetonas.

Los desacuerdos sobre la dieta keto subrayan una verdad más amplia sobre la ciencia de la nutrición: Ninguna dieta puede ser adecuada para todas las personas. Generalmente la dieta cetogénica consta de muchas proteínas como los huevos, salchichas, quesos, pescado, nueces, mantequilla, aceites, semillas y verduras fibrosas.

Resetear tu metabolismo y re-enseñarle a quemar también cuerpos cetónicos te liberará de esa dependencia de la glucosa y estabilizará tu humor y tu estado de ánimo. Si vuelves a tu dieta normal y consumes esos mismos carbohidratos que quitaste, volverás a recuperar todo ese peso que perdiste durante los primeros días.

En ningún momento he echado de menos cierto tipo de alimentos no saludables y mucho menos he pasado hambre. También es importante recordar que las “dietas de yo-yo” que conducen a la fluctuación rápida de la pérdida de peso están asociadas con una mayor mortalidad”, escribe el Dr. Campos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *