La dieta cetogénica es aquella que reduce elimina totalmente los hidratos de carbono para obligar al cuerpo a entrar en cetosis, esto produce una pérdida de peso al utilizar la grasa como fuente de energía. Entre otros efectos metabólicos, se promueve la liberación de cuerpos cetónicos cuya presencia prolongada en la sangre ocasiona una situación de cetosis semejante a la del ayuno (cuando la cantidad de energía «consumida» es menor que la requerida por nuestro organismo).

Un reciente análisis del British Journal or Nutrition revisó 13 estudios aleatorios controlados (los más fiables) llegando a la conclusión de que las personas con una dieta muy baja en carbohidratos experimentaron una mayor pérdida de peso que aquellos que restringían las grasas, y además mejoraron su salud y redujeron su riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Estas dietas podrían tener efectos anticancerígenos, no tienen efectos perniciosos sobre el hígado el riñón, no se asocian a acidosis metabólica, tienen muchas propiedades beneficiosas sobre el sistema nervioso central, no producen osteoporosis y podrían aumentar el rendimiento en la actividad deportiva de tipo aeróbico.

En casos extremos, puede producir cetoacidosis si los cuerpos cetónicos se incrementan de manera masiva en la sangre, que puede producir daño en algunos órganos incluso el coma, por lo que para someterse a este tipo de dietas es imprescindible tener un buen estado de salud previo ya que si se tiene insuficiencia renal hepática, podemos tener serios problemas al realizarla.

1. Fomenta la pérdida de peso: Este tipo de alimentación está diseñado para lograr un proceso llamado cetosis, es decir, para que el propio organismo produzca unas pequeñas moléculas conocidas como cetonas, que son las que se encargan de quemar la grasa cuando se comen muy pocos carbohidratos y sólo cantidades moderadas de proteínas.

Conocida también como dieta keto, se caracteriza por ser alta en consumo de grasa, baja en proteína y muy baja en carbohidratos y ha ganado en popularidad en los últimos tiempos debido a su asociación con la pérdida de peso , la terapia adyuvante del cáncer, y algunos tratamientos de la epilepsia.

En su cuenta de Instagram, la actriz publicó una foto junto con su refrigerio keto”, donde habló sobre la importancia de consumir proteínas para evitar los calambres durante un entrenamiento, así como de los beneficios que les otorgan las dietas cetogénicas a las mujeres embarazadas.

Cuando no hay insulina en el organismo, la glucosa no puede entrar en las células de manera que se consumen grasas sin discreción, aumentando los niveles de cetonas en sangre hasta valores estratosféricos que reducen el PH de la sangre, de aquí el nombre de acidosis.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *