En la actualidad, la dieta paleo cada vez se conoce en un grueso más importante de gente. Eso se remonta a la década de 1920, cuando el científico alemán Otto Warburg descubrió que las células cancerosas promueven su crecimiento a través de la metabolización de una gran cantidad de glucosa para producir energía, sin utilizar oxígeno. Este combustible proviene de tres fuentes: grasas, carbohidratos y proteínas, llamados macronutrientes.

En otras palabras, en su ineficiencia reside una de las razones de su eficacia ya que requiere de más grasas para producir la misma cantidad de energía. Es un efecto indirecto, pero sucede si la dieta Keto es efectiva: al bajar peso, se reduce también la presión arterial asociada a la obesidad.

Ten mucho cuidado con productos denominados keto” bajos en carbohidratos” como pastas, chocolatinas, barritas energéticas, proteína en polvo, refrigerios, pasteles, galletas y otros alimentos bajos en carbohidratos” cetogénicos”. Grasas saludables y proteínas.

Al sustituir los hidratos de carbono por las grasas en la dieta, el cuerpo quema más grasas y fabrica más cetonas. Nunca debes olvidar que la dieta cetogénica es rica en grasas, moderada en proteínas y baja en hidratos de carbono. Los alimentos procesados tienen en su mayoría suficientes carbohidratos como para revertir el proceso de cetosis y acabar con tu dieta cetogénica.

La personas que se encuentran en transición desde una dieta basada en azúcar a una dieta basada en grasa, normalmente suelen experimentar efectos secundarios. Dependiendo de las necesidades y objetivos que tengas, puedes encontrar dietas cetogénicas bajas en glúcidos, dietas hipocalóricas bajas en energía y, también, dietas bajas en hidratos de carbono.

La dieta keto cetogénica vuelve a vivir su etapa más dorada. Por ejemplo, 100 gramos de fresas contienen 14 gramos de carbohidratos; como tú puedes comer 60 gramos al día, si controlas bien este dato podrás comer fruta todos los días, cuando te apetezca.

Si atendemos al origen de la expresión —dieta ceto-génica— es aquel modo de alimentarse que favorece que nuestro metabolismo genere cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos se producen en el hígado cuando sus reservas de glucógeno son bajas. Hay muchos beneficios de esta dieta, pero los más remarcarles son: la pérdida de peso y el aumento de los niveles de energía.

El 90% restante provienen de un 15% aproximadamente de proteínas y el resto, de grasas. Para ello, deberemos introducir los hidratos de carbono de forma paulatina para que nuestro organismo se vaya adaptando poco a poco y no note ningún cambio brusco. Bajo una dieta cetogénica, todo tu cuerpo cambia su fuente de combustible para así operar casi completamente a base de grasa.

No. Las frutas son consideradas como un alimento saludable; sin embargo, son altas en carbohidratos y azucares , por lo que deben evitarse en su totalidad durante la dieta cetogénica keto. Recordad lo que hemos dicho anteriormente, cuanta mayor es la intensidad del ejercicio, mayor es la necesidad del cuerpo de usar carbohidratos para obtener energía.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *