Las dieta ‘keto’ reducen el consumo de hidratos de carbono. Aquí uno de tantos estudios que muestra cómo las dietas cetogénicas pueden tener más beneficios que dietas bajas en calorías. Top de la lista: es alta en grasas saturadas. McManus recomienda que mantenga las grasas saturadas a no más del 7% de sus calorías diarias debido al vínculo con la enfermedad cardíaca.

Como funciona la Dieta Cetogénica

 

Cuando disminuyen las reservas de carbohidratos (glucógeno) en el cuerpo, también disminuyen las reservas de agua. La mayoría de las células prefieren usar el azúcar en la sangre, que proviene de los carbohidratos, como la principal fuente de energía del cuerpo.

Es decir, antes hemos hablado de que dependiendo de la intensidad del ejercicio el cuerpo necesitará más energía que provenga de los carbohidratos. Se reduce la ingesta de los mismos con objeto de forzar al organismo a que consuma las grasas.

Esto se considera la cantidad estándar y estricta a la que se adhieren muchas personas que realizan dietas cetogénicas para obtener mejores resultados, pero recuerda que cada persona es diferente.

ES RECOMENDABLE LA DIETA CETO

La dieta keto demostró mejorar los niveles de triglicéridos y los niveles de colesterol asociados con la acumulación arterial.

Hay algunas variaciones, pero la idea principal de la dieta es que la clave para perder peso es corregir los desequilibrios hormonales en el cuerpo. Una comida con demasiados carbohidratos te hará dejar de estar en estado de cetosis y te situará de nuevo en la casilla de salida.

La pérdida de grasa solo puede lograrse creando un déficit de calorías, lo que significa que, simplemente, debes quemar más calorías de las que consumes. Sin embargo, no existen evidencias de que una dieta alta en proteínas y grasas determine un mayor gasto energético.

De acuerdo con las teorías que respaldan a las dietas cetogénicas, la pérdida de peso se produce debido al aumento del gasto energético. Ya sabes, si llevas una dieta keto cetogénica, estos son los alimentos más recomendables para incluir en la misma.

Así, por ejemplo pueden eliminarse algunos lácteos, aumentar un poco más la ingesta de grasa y disminuir a la mínima expresión la ingesta de carbohidratos hasta que se vuelve a bajar de peso.

Ricas en proteínas (hiperproteicas): aunque el nutriente que predomina desde el punto de vista energético es la grasa, en dichas dietas aumenta la proporción de las proteínas hasta el 30 % de la energía. Además tiene un gran poder saciante, algo ideal para esos momentos de debilidad en los que matarías por unas cuantas proteínas y grasas.

No es fácil seguir esta clase de dietas porque no es sencillo seguirlas durante suficiente tiempo: en este estudio se contrastó la baja adherencia de esta clase de dietas entre una población de pacientes con cáncer.

Resumiendo mucho, la cetosis es un estado en el que el cuerpo se ha quedado sin reservas de energía y tiene que recurrir a las grasas para usarlas como combustible inmediato, sobre todo para el funcionamiento de los músculos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *