Hoy hablamos sobre la dieta cetogénica, una dieta sin hidratos de carbono que te hará entrar en un estado de cetosis nutricional de forma que utilices la grasa como principal fuente de energía. De hecho, en su ineficiencia reside una de las razones de su eficacia a la hora de perder peso, ya que requiere de más grasas para producir la misma cantidad de energía. Se persique que el cuerpo active la quema de sus reservas de grasa, y si hay presencia de alimentos como la pasta, no podrá hacerlo de manera eficaz, ya que podrá extraer las grandes cantidades de energía que aportan los carbohidratos.

Esto incrementa el gasto de masa grasa, ayudando a la pérdida de peso. La tabla anterior muestra solo algunas de las ventajas y desventajas, sin embargo, es importante profundizar sobre algunos de los riesgos de este tipo de dietas. Come verduras de hoja verde, carnes rojas ricas en grasa, pollo, pescado, huevos, semillas y nueces, lácteos enteros cualquier otro alimento rico en nutrientes, grasas, proteínas y fibra.

Grasas buenas, especialmente alimentos ricos en omega 3. Podemos encontrarlos en el aceite de oliva, aceite de linaza, el pescado, y el aguacate. Si quieres prevenir revertir síntomas derivados de una mala salud, te recomiendo hacer la dieta cetogénica desde una perspectiva holística.

La dieta cetogénica puede ayudarle a perder exceso de grasa, lo que está estrechamente relacionado con la diabetes tipo 2, la prediabetes y el síndrome metabólico. La dieta cetogénica es una dieta estricta que restringe los carbohidratos a cantidades muy bajas (típicamente por debajo de 50 gramos) y aumenta la grasa.

Sin embargo, lo que realmente señaliza al cuerpo a aumentar la oxidación de las grasas no son las grasas en sí, sino los carbohidratos. Muchas grasas, intermedia cantidad de proteínas, y baja cantidad de hidratos de carbono. Para acabar decir que la cetosis es compatible con diferentes tipos de alimentación, teniendo en cuenta la restricción de hidratos de carbono.

Esto puede hacerlo a través de las grasas las proteínas a través de la gluconeogénesis. Para estar en cetosis se deben disminuir los hidratos de carbono, obligando al cuerpo a funcionar quemando grasas. Hay diferentes rangos de carbohidratos para llevar a cabo una cetosis más menos pronunciada.

Como te explicaba, la cetogénica es una dieta alta en grasa, equilibrada adecuada en proteínas y baja en carbohidratos. Al cambiar a la dieta cetogénica usted tendrá un período de transición en el que su cuerpo utiliza todas sus reservas de glucógeno y no tiene suficientes enzimas para descomponer la grasa para producir cetonas.

Hay 4 tipos diferentes de dieta cetogénica. Si has decidido empezar la dieta cetogénica (keto), necesitas aumentar tu ingesta de proteínas. En las dietas cetogénicas dichos depósitos no se ven alterados, por lo que el desarrollo de la fuerza no se ve afectado.

El enfoque de la dieta cetogénica está diseñado especialmente para causar el estado de cetosis en el cuerpo. Para reducirlos convendrá iniciar la dieta de forma lenta, incorporando a sus recetas cetogenicas, de forma progresiva, más grasas y reduciendo al mismo tiempo los hidratos de carbono.

La dieta cetogénica naturalmente baja los niveles de azúcar en la sangre debido a que no come tantos carbohidratos para que su cuerpo no pueda producir glucosa. La saturación de ácidos grasos libres que llega hasta el hígado hace que se produzcan de forma paralela los cuerpos cetónicos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *