Las dieta ‘keto’ reducen el consumo de hidratos de carbono. Respalda a la dieta cetogénica ya que es proteína pura con innumerables beneficios para la salud. Según afirman los famosos ha demostrado ser beneficiosa para perder peso de manera estable, aumentar la energía y fomentar la salud cognitiva y el equilibrio hormonal.

En concreto, la cetosis aparece cuando ya no hay glúcidos en sangre, de manera que la célula comienza a generar sustancias de consumo rápido a partir de los ácidos grasos: los cuerpos cetónicos. El problema, razona, es que una dieta cetogénica estricta obliga a excluir una gran cantidad de alimentos y no es fácil mantenerla durante mucho tiempo.

Encontramos el eslabón perdido que hace que las dietas cetogénicas sean tan difíciles de seguir. Una particularidad de esta dieta es que al prácticamente eliminar todo consumo de carbohidratos, se eliminan también muchos de los alimentos más calóricos y menos nutritivos de la mesa.

Esto debe ser interpretado con precaución, ya que este tipo de dietas presentan una baja adherencia. Para Benítez, la alimentación que hará que no volvamos a recuperar el peso perdido no está recogida en ninguna dieta, lo importante es haber aprendido a comer, haber desarrollado hábitos de vida saludables.

Al reducir los hidratos de carbono, el organismo pasa a utilizar las reservas de grasa acumuladas como fuente de energía. Una dieta baja en carbohidratos y estar en estado de cetosis controlada de forma cíclica, reduce los niveles de insulina en el cuerpo, porque necesita mucha menos insulina para mantener el azúcar en la sangre equilibrado.

Comenzar una dieta que incluya menos carbohidratos de los que está acostumbrado puede ocasionarle cambios de humor y experimentar dificultades para concentrarse. La dieta cetogénica, busca alcanzar el estado normal del hombre cavernícola, al que estuvo sometido durante años previos a la agricultura y ganadería, por lo que nuestros genes siguen adaptados a este tipo de régimen de manera natural.

Glucosa, ácidos grasos, aminoácidos y cuerpos cetónicos. El cuerpo cuenta con dos fuentes principales de energía: carbohidratos y grasas. Hay que recalcar que en la dieta keto, aumentas considerablemente el consumo de grasas, pero no cualquier tipo de grasa.

Al año siguiente, tomó la determinación de pasarse a la dieta cetogénica keto y comenzó a comer alimentos ricos en grasas y bajos en carbohidratos. Bióloga americana, obtuvo el Nobel de Medicina en 1947 por sus estudios sobre como el cuerpo humano metaboliza los hidratos de carbono, nuestra principal fuente de energía.

El cerebro necesita glucógeno ( cuerpos cetónicos) para funcionar. La forma definitiva para conseguir, de una vez por todas, una pérdida de peso de calidad y duradera, en el que el 95% del peso perdido sea grasa y el músculo se mantiene, diseñado para combatir la inflamación del tejido adiposo (la lipoinflamación).

Por lo antes dicho, la dieta cetogénica necesaria para entrar en cetosis es una dieta limitada, que requiere mucho control y la eliminación de grupos enteros de alimentos para así, lograr reducir considerablemente los hidratos en la mesa diaria. Por el contrario, el consumo de grasas es elevadísimo, siendo de un 75% del total de la comida que ingerimos a través de los alimentos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *