Este artículo sobre la dieta cetogénica ha llevado mucho trabajo por delante, mucha recopilación de información, de estudios y de bibliografía. Alimentos que debemos consumir para un perfecto funcionamiento de nuestro cuerpo, atendiendo a sus necesidades mediante el aporte de hidratos de carbono, grasas, proteínas, minerales, vitaminas, siempre con la intención puesta en la eliminación de grasas corporales.

Un metaanálisis publicado en la revista ‘Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria’, hecho por nutricionistas mexicanos, demostró que tanto la dieta cetogénica como la no cetogénica pueden ser eficaces para perder peso sin que exista diferencia significativa entre ambas con respecto a este objetivo.

En uno de sus artículos, explica que nuestras reservas de carbohidratos son escasas, mientras que las de grasa son inmensas, por lo que incluir algún periodo de dieta keto podría potenciar nuestra capacidad de acceder a nuestros grandes depósitos de grasa como fuente de energía, reservando el glucógeno de los hidratos de carbono para esfuerzos de alta intensidad y mejorando el rendimiento global.

Aunque los científicos no están completamente seguros de por qué la dieta reduce las convulsiones, incluso hoy en día es una opción para tratar la epilepsia en niños y adultos, dice Kelly Roehl, MS, RDN, dietista e instructora avanzada en el Rush University Medical Center que trabaja con pacientes para controlar la epilepsia, otros trastornos neurológicos y el peso.

Por ello, al momento de buscar adelgazar, las dietas cetogénicas no son la opción más valiosa y aconsejable, sino que siempre logrará mayor eficacia a largo plazo una dieta sostenible en el tiempo, adecuada a cada persona y en la cual no falten nutrientes importantes como sí sucede en las dietas cetogénicas.

En resumen, lo realmente importante que hay que entender de esta dieta es que hay que bajar la ingesta de hidratos de carbono y azúcares y aumentar el consumo de grasas, las saludables por supuesto, invirtiendo así las fuentes de energía que el cuerpo necesita.

Como él comentado anteriormente la dieta keto no es una dieta equilibrada porque la cantidad de hidratos de carbono que se ingiere es muy baja y hay que saber que el cuerpo necesita los hidratos de carbono para activar el ciclo de Krebs (la ruta metabólica que tiene lugar en las mitocondrias y que es la base de toda la producción energética del organismo).

El cuerpo, bajo circunstancias especiales también puede transformar aminoácidos el glicerol de los triglicéridos en glucosa en el hígado mediante la gluconeogenesis para poder obtener energía, aunque no es una ruta que suela usar a no ser que esté muy bajo de energía y glucosa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *