Seguramente hayas escuchado hablar de la dieta cetogénica de la cetosis, se trata de una dieta muy baja en carbohidratos que ayuda a quemar los depósitos de grasa acumulados en ciertas zonas del cuerpo. En concreto, la cetosis aparece cuando ya no hay glúcidos en sangre, de manera que la célula comienza a generar sustancias de consumo rápido a partir de los ácidos grasos: los conocidos como cuerpos cetónicos. No. Las frutas son consideradas como un alimento saludable; sin embargo, son altas en carbohidratos y azucares , por lo que deben evitarse en su totalidad durante la dieta cetogénica keto.

Además de no tener carbohidratos, es fundamental para que nuestro organismo desempeñe sus funciones vitales (no nos olvidemos que estamos compuestos por un 70% de agua). Una de las dietas que se ha puesto de moda en el último tiempo es la dieta cetogénica. Para muchas personas y profesionales el inconveniente de la dieta cetogénica es la ingesta de altas cantidades de grasas.

Algunos tipos de crisis parecen responder mejor que otras a la dieta cetogénica. Si en una dieta normal la presencia de hidratos de carbono representa aproximadamente el 50% 60% de las calorías ingeridas, en la dieta keto los hidratos se sitúan entre el 5% y el 10%.

Esta cantidad dependerá del estado de salud, del tiempo de duración de la dieta, de los objetivos personales y del peso que se desea alcanzar. Existen varios tipos de dieta cetogénica, pero en muchos casos pueden acarrear problemas de salud si se hacen sin control médico.

Esa pérdida de peso reduce el depósito de grasa en el hígado y facilita al cirujano la intervención sobre el estómago y el intestino, mejorando así los resultados”. Al no disponer de carbohidratos ni glucosa, el cuerpo depende de la grasa que obtiene de tu dieta, así como de la grasa corporal, lo que se traduce en una pérdida de peso rápida y estable.

Los frutos secos, aparte de ser deliciosos, pueden ser buenos alimentos para una dieta cetogénica. En este momento llevo cinco días con una dieta cetogénica con aproximadamente unos 29 gramos diarios de hidratos de carbono y con una presencia controlada de proteínas y alto consumo de grasas saludables.

El objetivo de esta dieta es crear una situación de cetosis que se produce cuando el cuerpo detecta ausencia de hidratos de carbono y al agotar las reservas de glucógeno pasará a quemar grasas en el hígado para obtener energía. A pesar de que la dieta cetogénica se lleva utilizando para tratar la epilepsia desde el año 1920, los médicos no están seguros de cómo funciona el hecho de tener una mayor concentración de cetonas en sangre.

Existen grasas saturadas e insaturadas, siendo las saturadas las que consigues en la comida rápida, las comidas fritas, y muchos tipos de aceite. Cuando se reduce la ingesta de carbohidratos, se evitan grandes picos de glucosa en la sangre. De manera general, la dieta cetogénica consiste en que el 75 por ciento de la alimentación provenga de las grasas, el 20 por ciento de las proteínas y el 5 por ciento de los carbohidratos, asegura Fraga.

En este proceso el cuerpo es capaz de quemar grasas muy fácilmente, incluso las reservas propias del cuerpo, sin embargo, también se eliminan toxinas que pueden afectar al organismo. Esto significa que se necesita menos grasa total, permitiendo que la dieta incluyan más carbohidratos y proteínas.

No es lo mismo que hagamos un alto consumo de embutidos a que nos apoyemos principalmente en alimentos como el pescado azul los frutos secos, muy saludables. Científicamente, la dieta cetogénica ha mostrado mejores resultados en comparación con las dietas bajas en grasas y altas en hidratos de carbono, incluso a largo plazo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *