En la actualidad, la dieta paleo cada vez se conoce en un grueso más importante de gente. Además, aunque no se observaron diferencias en el rendimiento en una prueba de 100 km en bici, la dieta cetogénica aumentó la capacidad para consumir grasas durante este esfuerzo, y aportó ligeros beneficios en la potencia relativa durante un sprint.

La dieta cetogénica, desarrollada a principios de los años 20 por el Doctor Wilder, consiste en reducir sustancialmente el consumo de hidratos de carbono (cereales, legumbres, frutas, tubérculos…) e incrementar el consumo de grasas buenas (aguacate, aceite de oliva, coco, etc.) a fin de forzar” al cuerpo a consumir de nuevo grasas.

Por último, este otro estudio analiza las relaciones entre la dieta cetogénica, la sensación de hambre y la ingesta de alimentos, y concluye que está demostrado que una dieta cetogénica reduce el problema de la sensación de hambre que muchas veces llevan consigo las dietas orientadas a perder peso y que a menudo son un problema para su éxito.

Si hacemos un repaso rápido a sus beneficios, anotan desde el Instituto Médico Europeo de la Obesidad, destaca la pérdida de peso apoyada en la pérdida de grasa y manteniendo la musculatura, la mejora de los niveles de colesterol y la disminución del apetito.

No existe un período de tiempo específico para saber cuando estamos en cetosis, es decir, para conocer cuando nuestro cuerpo está quemando grasa acumulada para transformarla en energía, el número de días necesario para entrar en cetosis se calcula entre 3 y 7 días pero dependerá de diversos factores; como la cantidad de glucógeno que tengamos almacenado, de las restricción de carbohidratos que llevemos a cabo de la cantidad de ejercicio que realicemos.

Por esta razón, desde un punto de vista fisiológico las estrategias para perder peso que se fundamentan en la reducción de la ingesta de grasa y en el mantenimiento de la proporción de carbohidratos como fuente principal de energía, podrían ser menos eficaces para la pérdida de peso y sólo actuarían a través de una simple restricción calórica y no por un cambio metabólico (de glucolítico a lipolítico).

En un estudio tras otro , los datos de encuestas sobre alimentación de todo el mundo revelan que las personas que consumen cantidades limitadas de carnes, productos lácteos y alimentos procesados, y se enriquecen con alimentos vegetales ricos en fibra, como verduras, cereales integrales, nueces y sí, incluso las judías altas en carbohidratos, tienen algunos de los mejores resultados en salud.

A través de este estudio se está elaborando una descripción detallada (características demográficas, enfermedades concomitantes, hábitos, etc.) del perfil del paciente con exceso de peso y diabético que está en tratamiento con la dieta cetogénica según nuestros protocolos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *