Hoy hablamos sobre la dieta cetogénica, una dieta sin hidratos de carbono que te hará entrar en un estado de cetosis nutricional de forma que utilices la grasa como principal fuente de energía. Y es que al depletarse las reservas de glucógeno es muy fácil perder peso ya que el glucógeno arrastra mucha agua (cada gramo del mismo puede arrastrar 3-4 gramos de agua), por lo que no es raro perder 2-3 kg de peso en los primeros días de seguir una dieta cetogénica.

Teniendo en cuenta todos estos estudios, el verdadero problema asociado a las dietas de larga duración, ya sean cetogénicas no, es la baja adherencia debido a que la gente termina por aburrirse con los mismos patrones alimentarios, de tal forma que para conseguir una alta adherencia estas personas necesitan un gran esfuerzo personal.

Sin embargo, en las próximas semanas, la pérdida continua de peso en esta dieta puede relacionarse con la transición que se produce en la alimentación por la cual se deja de consumir productos refinados procesados (como gaseosas, dulces, panes blancos y pastas) y se aumenta el consumo de verduras sin almidón (como ensaladas verdes, pimientos y brócoli) y proteínas y grasas más saludables (como aguacates, pollo, pavo, mariscos, huevos, frutos secos y semillas).

La dieta cetogénica, en todas sus variantes, solo deben realizarse bajo control médico y durante un tiempo limitado con menús que incluyen un porcentaje medio de proteínas combinadas con alimentos con grasa natural (mantequilla, aceite de coco, aceite de oliva, grasa de cerdo, nata) y un nivel bajo de carbohidratos.

Existen pruebas claras que demuestran que seguir una dieta rica en alimentos de origen vegetal, consumir cantidades moderadas de carnes rojas y otras proteínas animales, limitar el consumo de alcohol y hacer ejercicio pueden disminuir el riesgo de padecer cáncer y otras enfermedades crónicas, como obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas”, dice Klein.

Hay que disminuir la ingesta de hidratos de carbono y aumentar el consumo de grasas saludables en nuestra alimentación diaria. Agregue ejercicio: Una simple caminata de 20 a 30 minutos todos los días puede ayudar a regular la pérdida de peso y sus niveles de azúcar en la sangre.

La dieta Atkins tiene varias fases, y aunque la primera fase es muy baja en carbohidratos y puede parecerse a la cetogénica, luego se reintroducen los carbohidratos en mayor proporción. Puede pedirse alguno de estos alimentos y reemplazarlos por cualquier comida rica en carbohidratos con extra de verduras.

La nutrición cetogénica, muy baja en carbohidratos, fue desarrollada en 1920 con el objetivo de tratar a niños epilépticos que no respondían correctamente a la medicación. Pero la dieta cetogénica no es solo limitar la cantidad de carbohidratos, sino también mantener una ingesta elevada de grasas y adecuada de proteínas.

PARTE 3: GRASAS, OMEGA3, Y ALIMENTOS SALUDABLES. Durante las visitas, el médico de su hijo revisará su salud, crecimiento, cuerpos cetónicos y antecedentes de convulsiones. La cetogénica es una dieta seguida por millones de personas en todo el mundo. La Dieta cetogénica es aquella dieta que reduce la cantidad de glucosa en sangre, debido a la falta de hidratos de carbono en la misma.

De igual manera, estos cuerpos se pueden medir en la sangre para verificar que ya nuestro organismo ha entrado en cetosis y la dieta está dando resultado ( 2 ). RESUMEN: Una dieta cetogénica puede ayudar a perder mucho más peso que una baja en grasas, lo cual se puede conseguir sin pasar hambre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *