Las dietas bajas en calorías, concretamente las dietas extremadamente restrictivas, pueden curar la diabetes, pero también empeoran la función cardíaca. El post-entrenamiento: Al terminar de entrenar es quizás el único momento del día donde se consumirían carbohidratos, complementando a las proteínas, por tanto en este instante tomar la proteína 0 carbohidratos en forma de batido con unas frutas con un carbohidrato específico es esencial para mantener esos músculos y quemar grasas en forma sostenida.

Así, en una dieta que induce cetosis la mayor parte de las calorías derivan de las grasas: 60-75%, mientras que las proteínas cubren entre 25 y 30% de la energía del día y por ello, los hidratos apenas se hacen presentes pudiendo incluso ofrecer menos de 5% de las calorías del día.

Por lo que el día trampa, para que sigas perdiendo peso, tendrás que comer menos de 3750 calorías, mi consejo es que comas solo un 10 15% más, ya que con eso sería suficiente para espabilar a tu cuerpo e intentar mitigar ese estado alerta, lo que tiene muchos detrimentos.

Indirectamente por este motivo hay especialistas que recomiendan la dieta keto durante los procesos de cáncer , ya que se considera que las células tumorales solo pueden utilizar como sustrato energético los azúcares debido a que tienen un metabolismo exclusivamente anaeróbico y la grasa solo pueden ser utilizados como sustrato energético mediante un metabolismo aeróbico Se recomienda siempre que el paciente de cáncer de mar evaluado por un médico especialista antes de iniciar la dieta cetogénica porque podría tener un efecto contraproducente (puede incluso estar desaconsejada en algunos tipos de cáncer en algunas fases de la enfermedad).

Pese a que muchas personas opinan que las dietas cetogénicas son más fáciles de seguir que aquellas no cetogénicas, la especialista remite a los estudios de la base de datos PubMed , que muestran lo contrario, ya que la imposibilidad de consumir alimentos muy populares como cereales, pan, legumbres, frutas vegetales reduce notablemente la adherencia a la misma.

Esta menor eficiencia metabólica y el efecto anorexígeno de las proteínas podrían justificar que la ingesta proteica esté inversamente asociada a la obesidad abdominal en poblaciones multiétnicas, probablemente en esto influya la predisposición genética a desarrollar resistencia a la insulina, que como bien sabemos se asocia a la obesidad central y a las dietas altas en carbohidratos, mientras que mejora con las dietas ricas en proteínas (24).

Otra dieta que controla el aporte de proteína a través de los sobres proteicos y excluye grasa y glúcidos para conseguir una cetosis y conseguir una rápida pérdida de peso es la dieta proteinada con sobres de proteína, que bajo estricto control médico y no siendo una dieta apta para todo el mundo consigue a partir de una alimentación exclusiva a base de verduras fibrosas y sobres de proteína llevar al paciente a un peso ideal añadiendo poco a poco proteína animal y luego frutas, lácteos , pan y féculas hasta llegar a una alimentación completo, sana y equilibrada junto a ejercicio físico.

Sin embargo, si se hace una ingesta constante (y alta) de carbohidratos, es posible que se acabe desarrollando resistencia a la insulina, niveles altos de colesterol malo (LDL), niveles bajos de colesterol bueno (HDL), niveles altos de triglicéridos, una mayor inflamación y, en algunos casos, diabetes de tipo 2.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *