Me gustaría preguntar a los entendidos del tema que tal es la dieta cetogenica durante 1 dos meses para la perdida de grasa. La lonjita es lo que se va a utilizar como si fuera energía dentro del cuerpo, y es por eso que las personas empiezan a bajar considerablemente su peso, porque es su propia grasa lo que les da energía para poder estar activos durante el día”, añade González Sánchez.

Si bien es cierto que al inicio de una alimentación cetogénica se sienten síntomas como cansancio y neblinas mentales (gripe cetogénica), pasado un tiempo estos efectos se revierten, y de hecho se experimenta un aumento de la concentración y la energía.

La insulina es una hormona necesaria para la conversión de la hormona tiroidea T4 ( la inactiva) en la T3 ( activa), pero los niveles de esta hormona dependen de los niveles de glucosa en sangre, que disminuyen al reducir el consumo de carbohidratos.

Según su máximo organismo de Defensa, el ejemplo de cómo la cetosis, un proceso biológico en el que el cuerpo quema grasa para obtener combustible, podría ‘producir buzos militares más capaces’, es uno de los ejemplos más claros del debate del futuro del Ejército que ahora debate el Pentágono.

Quiso demostrar cómo, en una persona con un cerebro “keto-adaptado” (que puede utilizar los cuerpos cetónicos como combustible y no sólo la glucosa), aunque le bajes la glucosa en sangre a niveles bajísimos (pinchándoles insulina en ayunas), su consciencia y funcionamiento cerebral no se resentirían.

Quemamos más grasas de lo que pensamos, salvo que seamos insulino resistentes y tengamos la insulina alta incluso en ayunas, como ocurre con la mayoría de los obesos, que son quemadores de glucosa habituales, al no poder apenas quemar grasas (sus niveles de insulina se lo impiden), pero es un estado patológico, Lo normal, en ayunos breves, es tirar de grasas.

Pero no sólo la dieta cetogénica se aplica a funciones militares, también sirve para intentar mejorar enfermedades, ya que la dieta cetogénica clásica está compuesta principalmente por grasa (80 % – 90 %), y el resto son proteínas (8 % – 15 %) y, en pequeñas cantidades carbohidratos (2% – 5%).

Los triglicéridos del aceite de coco son muy beneficiosos para el corazón, la quema de grasa y el cerebro, reducen el colesterol y mejoran el nivel lipídico, disminuye las infecciones por hongos y bacterias en nuestro organismo, eleva el metabolismo, aumenta la sensación de saciedad y favorece la reducción de la grasa abdominal, ya que el aceite de coco orgánico pasa directamente del intestino al hígado favoreciendo la cetosis.

Esta dieta, que han puesto de moda muchas famosas, se ha convertido en una opción saludable ideal para quienes desean perder peso, que ayuda también a gestionar la diabetes y contribuye aprevenir y gestionar afecciones tan importantes como el cáncer ciertas enfermedades de tipo neurodegenerativas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *