Este artículo sobre la dieta cetogénica ha llevado mucho trabajo por delante, mucha recopilación de información, de estudios y de bibliografía. Esto debido a que la base de la mayoría de las dietas involucra la restricción de calorías que consumimos con el objetivo de que el cuerpo queme más calorías de las que ingiere diariamente. Entre los atletas se maneja una variante de la dieta cetogénica Keto, en la cual tienen un plan con 65-70% de grasa, 20% de proteínas, 10-15% de carbohidratos.

También convierte la grasa en cetonas en el hígado, que pueden suministrar energía al cerebro. El combustible preferido de nuestras células proviene de los carbohidratos, que se convierten fácilmente en glucosa, que, a su vez, se convierte fácilmente en energía.

Los carbohidratos son necesarios para un buen funcionamiento del organismo, pero si se excede el consumo de éstos puede incrementar la grasa corporal y con ello, haber un aumento de peso. Nuestros cuerpos se adaptan de forma increíble: cuando le sobrecargas con grasas y le quitas los hidratos de carbono, empezará a quemar las cetonas como fuente primaria de energía.

Las recetas de este nivel contienen entre un 10-20 % de energía proveniente de carbohidratos. Normalmente, la dieta cetogénica provoca pérdida de peso sin una reducción calórica intencional. Con un enfoque en la calidad de los nutrientes, se puede lograr una buena salud y un bajo riesgo de enfermedades crónicas para muchas personas que siguen dietas con una amplia gama de proporciones de carbohidratos y grasas.

Los hallazgos, publicados este martes en la revista ‘Cell Metabolism’, plantean esperanzas de que las dietas cetogénicas pueden mejorar la longevidad y la duración de la salud, el tiempo que alguien vive en buen estado de salud. Utilizaremos distintos tipos de alimentos, siempre bajos en hidratos de carbono.

Una completa guía para iniciar este plan bajo en carbohidratos y rico en grasas. Una dieta alta en grasas aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular: Los estudios publicados hasta día de hoy no logran mostrar una clara correlación entre las grasas y las enfermedades cardiovasculares.

La palabra Cetogénica” significa que una sustancia química, llamada cetonas, se produce en el cuerpo (Ceto=cetonas, génesis=producción). En principio, sí. El hipotiroidismo lo que condiciona son los alimentos que se pueden no tomar, no el hecho de que la dieta sea alta en grasas y baja en carbohidratos, como ocurre en la dieta cetogénica.

En una dieta cetogénica, en lugar de que el cuerpo dependa del azúcar, procedente de los carbohidratos, lo hace de los cuerpos cetónicos, una especie de combustible que el hígado produce a partir de la grasa almacenada. Es decir, que si no tienes Diabetes Tipo 1, no debes preocuparte por entrar en cetoacidosis simplemente por alimentarte con una dieta cetogénica.

Esta glucosa se creará a partir de aminoácidos (proteínas) y ácidos grasos (grasas). Una vez en cetosis, el cuerpo quema con gran facilidad también la grasa que el cuerpo acumula como reserva y se pierde peso. Así que aquí he demostrado que dietas cetogénicas no garantizan una mayor pérdida de peso (al menos de grasa corporal) que dietas convencionales siempre y cuando haya un déficit calórico.

Además, la colecistoquinina se considera como uno de los más potentes supresores del apetito y esta hormona es estimulada por el consumo de grasas y proteínas pero no por el de carbohidratos (3). Dejar de lado los azúcares e hidratos de carbono nos obliga a ir descartando de nuestra dieta numerosos alimentos procesados, mejorando así nuestros hábitos alimentarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *