La dieta cetogénica es una dieta baja en carbohidratos, moderada en proteínas y alta en grasas que pone al cuerpo en un estado metabólico conocido como cetosis. En un pequeño estudio publicado en la edición de septiembre-octubre de 2018 de la revista AACE Clinical Case Reports, los investigadores siguieron a cuatro mujeres con sobrepeso que intentaban concebir seguir una dieta cetogénica y monitorearon su progreso mensualmente.

Además, debido a que ciertas partes del cuerpo necesitan glucosa para trabajar—células rojas y ciertas partes del cerebro y sistema nervioso; la ceto-adaptación inherentemente conlleva una relativamente alta resistencia a la insulina en los tejidos para preservar la glucosa generada mediante la gluconeogénesis—proceso en que el hígado transforma aminoácidos (de proteínas) y glicerol (de grasas) en glucosa, y poder mantener niveles ideales de glucosa e insulina en sangre continuamente.

Existen pruebas claras que demuestran que seguir una dieta rica en alimentos de origen vegetal, consumir cantidades moderadas de carnes rojas y otras proteínas animales, limitar el consumo de alcohol y hacer ejercicio pueden disminuir el riesgo de padecer cáncer y otras enfermedades crónicas, como obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas”, dice Klein.

Cuando remitimos la cantidad de hidratos de carbono (algunas fuentes dicen menos de 80gr otras menos de 15gr diarios pero en cada cuerpo la cantidad es diferente) la cantidad de glucógeno baja considerablemente, por tanto el cuerpo tiene que tirar de las reserva de energía para generar glucógeno (esto pasa normalmente al tercer día ingiriendo menos de 15gr de hidratos) que no es otra que la grasa.

Para que entendamos perfectamente que es la cetosis no vamos a tirar de definiciones complejas y vamos a explicarlo lo más sencillo que podamos, pero antes de nada vamos a hablar de como funciona el cuerpo humano cuando sí tiene hidratos de carbono para transformalos en glucógeno.

Por otro lado está la dieta cetogénica cíclica, pero no se recomienda para quienes buscan un plan para bajar de peso ya que es más beneficiosa para quienes practican fisicoculturismo y necesitan una sieta especial mientras están trabajando sus músculos a través de rutinas intensas de entrenamiento físico.

Según le dijo a la BBC la nutricionista británica Kerry Torrens, las dietas intermitentes más que una “dieta” son un programa de alimentación, así que mantener la pérdida de peso dependerá de lo bien que la persona se adapte a ese patrón a largo plazo.

Algunos estudios preliminares sí que han demostrado efectos positivos en la pérdida de peso, aunque por otro motivo: según un estudio publicado en la revista Obesity, el consumo de cetonas exógenas disminuye la sensación de hambre, ayudando a comer menos y con ello a adelgazar.

Por otro lado, siempre pensamos que dietas altas en grasas y en proteínas pueden provocar enfermedades como un aumento de colesterol en sangre de triglicéridos, sin embargo, una investigación publicada en 2007 señala los efectos contrarios e indica que la gran pérdida de grasa corporal y de peso que ocasiona la dieta keto produce un impacto positivo en la salud metabólica y cardiovascular.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *