La dieta cetogénica está de moda y cada vez más personas se han apuntado a seguirla. En la fase de desarrollo se deben consumir aproximadamente 130 gramos de carbohidratos al día (aproximadamente entre el 45 y el 65% del total de calorías), mientras que la dieta cetogénica limita los carbohidratos a aproximadamente 20 30 gramos al día.

Es decir, que si bien el estado de cetosis puede ayudar a quemar grasa corporal (aunque no debería llevarse a cabo sin control de un nutricionista profesional ni durante demasiado tiempo) consumir estas píldoras cualquier otra con cetonas exógenas no ha demostrado tener efecto para ayudarnos a perder peso.

Se trata de la dieta Keto cetogénica, la cual se presenta como una alternativa que se basa en ingerir alimentos con un aporte rico en grasas y la eliminación sustancial de carbohidratos como los que se consumen usualmente en las dietas hipercalóricas.

Por ello, las personas que inician esta dieta, cuando consiguen el peso que buscaban, suelen tomar la decisión de volver a incorporar hidratos en su dieta, salir de cetosis e incorporar hábitos alimenticios que se puedan mantener a largo plazo Este momento es importante y delicado, ya que dependiendo de cómo lo hagamos, podremos conseguirlo sin sufrir efecto rebote.

Una disminución en las hormonas estimulantes del apetito, como la insulina y la ghrelina, al comer cantidades restringidas de carbohidratos.También, produce un aumento del gasto calórico debido a los efectos metabólicos de la conversión de grasas y proteínas en glucosa.

Antes de tomar la decisión de operarse, Suzanne hizo un último intento, probando una dieta cetogénica: redujo sustancialmente la cantidad de carbohidratos que consumía, todos los alimentos con azúcar (incluyendo refrescos y tortas) e incorporó más carne y vegetales a su dieta.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el cuerpo tiene un sistema que controla la cantidad de cuerpos cetogénicos presentes en la sangre, ya que un exceso podría hacer la sangre demasiado ácida, de forma que si a través de estos suplementos le damos al organismo suficientes cuerpos cetogénicos, inhibirá el procesamiento de grasa corporal para producir más.

Algunos estudios sugieren que el consumo de cetonas exógenas es una forma eficaz de ayudarnos a alcanzar el estado de cetosis, pero esto solo tendrá algún impacto si va acompañado de la misma dieta keto de la que antes hablábamos, alta en grasas y muy, muy baja en carbohidratos.

Esto, sumado a una ingesta discreta de proteínas (presente en alimentos como la carne y los lácteos, pero también en las legumbres), es lo que diferencia a la dieta keto de cualquier otra que sea baja en hidratos de carbono: casi toda la energía se obtiene de las grasas.

Es habitual que, al introducir los hidratos en nuestra dieta tras un tiempo en cetosis, aunque sea poco a poco, ganemos algo de peso. La función principal de estas grasas es convertirse en moléculas que van a ser utilizadas como fuente de energía, dejando de lado el origen de combustible común, producido por los carbohidratos”, añadió.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *