Si no estas segura seguro de lo que puedes comer en una dieta cetogénica baja en carbohidratos, te ofrecemos esta lista rápida como referencia. Poco a poco el dogma de los carbohidratos está cambiando y la demonización de las grasas no es tan grande. Si se consumen más proteínas y grasas naturales el cuerpo se adapta y cambia su forma de obtener energía, en lugar de usar la glucosa utiliza la grasa del cuerpo como fuente de energía, generando pérdida de peso.

Si una dieta más moderada liberal en carbohidratos (p. ej. 50-100 gramos al día) te sigue funcionando, también es posible que bajen los niveles de colesterol. La dieta KETO proviene de la palabra cetogénica , indicando el estado en el que el cuerpo recurrirá para adquirir energía siguiendo los parámetros nutricionales altos en grasas y bajo en carbohidratos.

Con este cambio de alimentación, el cuerpo inicia un proceso de cetosis en sangre similar al ayuno. Típica dieta cetogénica (70 a 80% grasas). Esto lo debemos revertir reduciendo los carbohidratos refinados de la dieta (harinas, zumos, cereales, azúcar) con una alimentación LCHF.

Las grasas de buena calidad, como los frutos secos, palta y aceite de oliva, aportan omega 6, vitamina E y antioxidantes. Al reducir la ingesta de carbohidratos, el cuerpo quema la grasa almacenada como combustible. Aunque puede ayudar a la pérdida de grasa en el corto y largo plazo, no tiene por qué ser debido a las cetonas y grasas, y es más plausible que sea por el efecto termogénico natural y la supresión de insulina.

Calorías, macros y alimentos permitidos en la dieta cetogénica. En otras palabras, en su ineficiencia reside una de las razones de su eficacia ya que requiere de más grasas para producir la misma cantidad de energía. Cuando falta la glucosa necesaria, es decir, si tenemos bajos los niveles de glucemia, los músculos buscarán la energía en las reservas de glucógeno, que son los hidratos de carbono acumulados en el organismo.

Al no llegar glucosa a las células de los músculos, el cuerpo se siente “hambriento” de energía, precisamente en un momento de abundancia de energía (glucosa) en la sangre. Para estar en cetosis se deben disminuir los hidratos de carbono, obligando al cuerpo a funcionar quemando grasas.

Con respecto al contexto de que los bajos niveles de carbohidratos pueden ocasionar que la glucosa aumente con el tiempo, podría deberse a la falta de insulina y, por lo tanto, a la falta de restricción en la producción de glucagón en el páncreas. Al empezar esta dieta es necesario controlar el nivel de glucosa en sangre de forma frecuente y adaptar (reducir) los medicamentos.

Una adaptación al bajo consumo de carbohidratos y proteínas que condiciona al cuerpo a la quema de depósitos grasos. Llegar a una cetosis es esencial para perder peso en este tipo de dietas basadas en las reacciones químicas del cuerpo que utilizan la grasa acumulada.

Incluye todo tipo de alimento: proteínas magras , granos, vegetales, frutas y una muy escasa cantidad de carbohidratos. Estas grasas particulares del aceite de coco también tienen la capacidad de aumentar el colesterol HDL colesterol bueno en la sangre, lo cual se relaciona con un menor riesgo de padecer enfermedades del corazón.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *