En la actualidad, la dieta paleo cada vez se conoce en un grueso más importante de gente. Aunque restrinjas seriamente la ingesta de carbohidratos, es importante comer una cantidad adecuada de macronutrientes porque te aseguras de que tu cuerpo entre en un estado de cetosis y produzca cuerpos cetónicos (que son la clave para que te sientas mejor física y mentalmente).

Cuando una cerebro carbo-dependiente siente que la glucosa empieza a escasear (cuando no hay comida cuando una persona con diabetes se ha pinchado demasiada insulina y ha comido menos de lo calculado), tiene que poner en marcha medidas compensadoras, con hormonas contra-reguladoras que intentan subir el azúcar en la sangre, como es la adrenalina.

En el 5to día de haber comenzado a realizar la dieta un día se permite comer todo lo deseado, este truco es importante ya que se permite un día sin restricciones porque se considera que el organismo ya se ha acostumbrado a combinar hidratos y otros alimentos, la ansiedad disminuye y se comienza a bajar de peso más rápidamente.

Eventualmente, si alguna persona ha podido controlar sus niveles de insulina durante suficiente tiempo, en esencia su hígado quemará grasas a una tasa tan alta que quemará más grasas de las que requiere, por lo que el cuerpo tendrá este tipo de válvula de escape escape inteligente, que es la producción de cetonas”, señala Bikman.

Está claro que entonces si lo que conseguimos con la cetosis es quemar la grasa para usarla como combustible, es normal que existan dietas que se basen en este principio, por tanto basen su comidas en alimentos proteicos y en nada de hidratos, pero hay que tener en cuenta las consecuencias efectos secundarios que puede provocar la cetosis.

Durante su hibernación, los animales no tienen problemas de glucosa ni de insulina en sangre porque mientras son quemadores de grasa” no van a la despensa a comer naranjas ni kit kats.” Pero esto no quiere decir que no necesiten nada de carbohidratos.

Pero la cuestión es que esto puede ser potenciando de manera importante si añadimos la termogénesis (también el ayuno aumenta la expresión de PGC-1α), en esta situación, la exposición al frío aumenta la transformación del tejido adiposo blanco en grasa parda, muy rica en mitocondrias, pero con una peculiaridad, la de producir calor a expensas de los ácidos grasos, esto se consigue mediante una proteína, la UCP-1, que produce el desacople entre oxidaciones y fosforilaciones, en otras palabras, la energía que se utiliza para fosforilar ADP a ATP se disipa en forma de calor.

Mi médico de cabecera al ver mi colesterol me ha dicho lo que ya te imaginas: que está muy alto, que me ponga a dieta (curioso que me lo diga por primera vez en mi vida después de haber perdido un 20% de mi peso), que evite las grasas, y que haga deporte (que ya estoy haciendo).

Si, sin lugar a dudas este tipo de dietas luego te puede pasar factura, de hecho si la vas a realizar debería estar vigilada por un médico, y aunque en un primer plano parece que tu cuerpo se ha repuesto al sufrimiento cuando abandonas la dieta, luego puedes padecer una insuficiencia renal (por tratar de eliminar todos los cuerpos cetónicos que has producido en cetosis), un aumento de los triglicéridos, por aumentar el consumo de las grasas y una pérdida importante de masa ósea.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *