Bienvenidos! Antes de hablar de cómo se hace la dieta cetogéica es necesario conocer como funciona la combinación de alimentos que componen cada menú y sobre todo comprender que la glucosa, la molécula más sencilla para convertir y usar como energía, es siempre la elegida por el cuerpo ante el resto de opciones existentes.

La razón de su éxito es que al eliminar los carbohidratos y azucares puede ayudar a bajar de peso rápidamente , sin embargo lo ideal es que el peso se pierda de forma lenta y constante, es importante recordar que las cetonas provienen de las grasas, es por ello que la ingesta de grasas debe ser muy alta.

En una entrevista con Shape , el famoso entrenador personal Ramsey Bergeron explicó que hacer cardio mientras se sigue la dieta cetogénica puede, “ayudar a aumentar la oxidación de grasas, ahorrar glucógeno, producir menos lactato y usar menos oxígeno”.

En este libro de cocina cetogénica realizado por la chef y nutricionista Alicia Artigas, que por razones de salud lleva esta dieta desde hace años, y el doctor Santos Martín en el apartado médico, demostramos cómo se puede llevar esta alimentación disfrutando de recetas cetogénicas gourmet.

Además, destacaron que debido a que las reservas de glucógeno requieren muchos días para su recuperación, mientras que incluso los individuos muy delgados mantienen reservas calóricas apreciables en forma de grasas, existe un beneficio potencial en este estado de adaptación a las cetonas para los atletas que participan en ejercicios de resistencia prolongados durante dos más días”.

Para el final, como décimo imprescindible, hemos dejado la bebida y aquí, claramente, hay que apostar por el café y el té. Se trata de dos bebidas muy saludables, sin presencia de carbohidratos, y que ayudan a acelerar el metabolismo y, por tanto, la velocidad a la que se queman las grasas en el interior de nuestro cuerpo.

Este tipo de alimentación puede ser seguido durante 1 a 3 meses como máximo , y en la llamada dieta cetogénica cíclica es posible alternar entre 5 días consecutivos de dieta y 2 días de alimentación con carbohidratos, facilitando el cumplimiento del menú también los fines de semana.

Volví a introducir más carbohidratos (como boniato, calabaza, zanahoria patata prebiótica) en la cena, y a partir de ése momento conseguí un equilibrio muy interesante en conceptos de mantenimiento del peso, saciedad, satisfacción con los alimentos que comía, energía, etc.

Las condiciones como el síndrome de intestino que gotea, que es cada vez más frecuente entre los occidentales que consumen una dieta rica en carbohidratos, diezman el microbioma intestinal, responsable de gran parte de las hormonas que produce el cuerpo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *