Tras las Navidades, has acumulado grasa en el cuerpo que no logras hacer desaparecer ni corriendo 5 maratones ¿verdad? Según nutricionistas de todo el mundo, la dieta cetogénica restringe la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos, como los cereales, el azúcar e incluso ciertas verduras y frutas, en favor de alimentos ricos en grasas buenas y proteínas, como el pescado azul el aguacate.

Entre las dietas recientes más populares están la cetogénica (baja en carbohidratos, alta en grasas), la carnívora (solo carne y otros productos animales), y el ayuno intermitente (que implica comer durante un lapso restringido de tiempo en ciertos días).

Lifesum permite obtener una descripción completa de la ingesta diaria de calorías y el consumo de alimentos, así como encontrar tus comidas, platos y ejercicios favoritos en la base de datos y cuántos gramos porciones has probado, cuánto tiempo de ejercicio has empleado.

No obstante, hay una condición: aunque en la dieta cetogénica el foco recae en comer grasas, también tendrás que dejar de lado los hidratos y no superar los 50 g de carbohidratos al día (así que despídete de la pasta, el pan y los azúcares, que no los verás hasta dentro de un tiempo).

Entre sus beneficios, condensa el ideal de belleza moderno: pérdida de peso, equilibrio de la energía, entrenamientos más eficientes, piel clara y mejores dientes, disminución de las alergias, estabilización de los niveles de azúcar en sangre, mejoras en el sueño, disminución de la inflamación, ayuda para combatir enfermedades varias incluidas las autoinmunes, entre otros.

La aplicación también incluye una base de datos de más de un millón de alimentos, una calculadora de consumo de agua, un foro, artículos, noticias, un libro electrónico e incluso información sobre dietas similares con bajo contenido de carbohidratos y grasas como Paleo, Atkins y otros.

Por eso, en estos meses en los que muchas personas buscan sacarse kilos de encima de cualquier manera, El Territorio consultó a Jéssica Bordón, licenciada en nutrición (MP 278) que explicó el funcionamiento de este régimen alimentario que se basa en evitar los carbohidratos y se inclina por el consumo de proteínas y grasas.

Por otro lado, deberías evitar los alimentos procesados: productos cárnicos (el beicon el salami, por ejemplo), carne de baja calidad proveniente de animales criados en granjas industriales, quesos procesados, pescados de piscifactorías, productos con un alto contenido de aditivos sintéticos y aceites vegetales refinados (colza, girasol, cártamo, etc.). Estos productos son ricos en grasas, pero no son grasas de calidad, por lo que pueden provocar efectos adversos en la salud.

Hemos podido entrevistar a Juan Revenga, con motivo de su nueva colaboración con El CoCo, donde se ocupará de ofrecer una información especialmente práctica que, en el terreno nutricional, ayude a los usuarios de la aplicación móvil a realizar mejores elecciones alimentarias relacionadas con la salud.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *