Este artículo sobre la dieta cetogénica ha llevado mucho trabajo por delante, mucha recopilación de información, de estudios y de bibliografía. Frente a esta opinión merece la pena mencionar, que en la evolución de la dieta humana, el ser humano ha seguido a lo largo de la mayor parte de su evolución (aproximadamente 2 millones de años) una dieta cazadora-recolectora en la que los carbohidratos se consumían en muy bajas cantidades y sólo cuando la época del año lo permitía.

Por otro lado, una persona con una buena flexibilidad metabólica lo que hará es elevar el umbral aeróbico, umbral de intensidad en el que el cuerpo necesite glucosa para obtener energía de forma prioritaria, por lo que tendrá un metabolismo «ahorrador de glucógeno» por decirlo de alguna manera, y se centrará en obtener principalmente su energía de las reservas de grasa.

Entre las dietas recientes más populares están la cetogénica (baja en carbohidratos, alta en grasas), la carnívora (solo carne y otros productos animales), y el ayuno intermitente (que implica comer durante un lapso restringido de tiempo en ciertos días).

Y la Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que una dieta saludable debe ser baja en grasas (menos del 30 por ciento de las calorías totales), contener de tres a cinco piezas de fruta y verduras al día, incorporar la cantidad necesaria de proteína y una ingesta de hidratos de carbono que suponga entre el 55% y el 75% del consumo diario.

Una vez agotadas las reservas de glucógeno en el organismo -lo que suele ocurrir al cabo de dos tres días con esas restricciones-, nuestro cuerpo pone en funcionamiento el ‘plan B’: la grasa de la dieta es transformada en el hígado en los llamados ‘cuerpos cetónicos’, que sirven de combustible para las células

.

En el 5to día de haber comenzado a realizar la dieta un día se permite comer todo lo deseado, este truco es importante ya que se permite un día sin restricciones porque se considera que el organismo ya se ha acostumbrado a combinar hidratos y otros alimentos, la ansiedad disminuye y se comienza a bajar de peso más rápidamente.

El pan plano Lo-Dough ha llegado para quedarse: sus 2,2g en carbohidratos por pan, menos de la mitad de calorí­as y 10 veces más de fibra que el pan de pita tradicional, hacen de este pan una opción más que recomendable para tus recetas en la Dieta Keto.

Además, una revisión Cochrane (1) demostró que dietas bajas en carbohidratos sin restricción calórica parecen ser al menos tan efectivas sobre la pérdida de peso como las dietas bajas en grasas con restricción de la ingesta energética, lo que posteriormente ha sido también confirmado por otros estudios

.

Por esta razón, desde un punto de vista fisiológico las estrategias para perder peso que se fundamentan en la reducción de la ingesta de grasa y en el mantenimiento de la proporción de carbohidratos como fuente principal de energía, podrían ser menos eficaces para la pérdida de peso y sólo actuarían a través de una simple restricción calórica y no por un cambio metabólico (de glucolítico a lipolítico).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *