Una dieta normal está compuesta por una ingesta de 50 a 60% de carbohidratos que integran las calorías totales, pero en la dieta keto, pasan de cinco a 10% (incluso se recurre al ayuno intermitente). Los alimentos que prioriza esta dieta son grasas y proteínas contenidas en huevos, carnes, pescado, quesos, salchichas, nueces, mantequilla, aceites, palta, etc. Existen algunas variaciones de la dieta keto (como la dieta keto rica en proteínas), pero esta es generalmente la proporción estándar de macronutrientes necesaria para lograr la cetosis.

Dentro de todas las dietas para adelgazar existentes, la cetogénica se ha situado como una de las más populares a la altura de Atkins Dukan. Con una dieta tipo cetogénica tendemos a comer menos, con un efecto dominó positivo en la longevidad, la minimización de los daños metabólicos y la apariencia física.

Cuando la ingesta de carbohidratos es lo suficientemente baja, el hígado produce cuerpos cetónicos para proporcionar energía a los órganos, especialmente al cerebro. Si quieres saber cómo hacer una buena dieta cetogénica, consulta ‘De cero a ceto, el programa de Marcos Vázquez con el que conseguirás perder peso, mejorar tu flexibilidad metabólica y tener energía sin pasar hambre.

La dieta cetogénica restringe severamente los carbohidratos. Sin duda, unas de las metas que m谩s cuesta cumplir a algunas personas, es bajar de peso. La intensidad de los ataques bajó considerablemente en menores que sufrían convulsiones a diario tras haber iniciado esta dieta, alta en grasas y proteínas y baja en carbohidratos.

Alcohol: Las bebidas de alcohólicas, debido a los carbohidratos que aportan, pueden fácilmente sacarte del estado de cetosis. Estos cuerpos cetónicos ayudan a mejorar tus niveles de colesterol y triglicéridos, además de disminuir el hambre y saciarte por mucho más tiempo ya que comes grasas y proteína.

Las últimas portan etanol, que se utiliza de forma prioritaria como fuente de energía; su ingesta obstaculiza la cetosis y la quema de grasas. Las pautas de la dieta cetogénica son poco sostenibles en el tiempo, ya que te limitan en exceso de macronutrientes necesarios y de alimentos saludables.

Así que vimos un documental en Netflix (The Magic Pill) sobre la dieta Keto cetogénica y empezó la investigación sobre esa visión que destierra por completo lo aprendido hasta ahora sobre lo que significa estar saludable y lo que no. Una de las principales críticas a esta dieta es que se consumen demasiadas proteínas y grasas saturadas, y muy pocas frutas y verduras.

Con base en la información que tenemos en la actualidad, parece extremadamente absurdo ignorar los factores alimenticios, y una consideración clave sería disminuir el consumo de carbohidratos netos e incrementar el consumo de grasas saludables. Al ser los carbohidratos el elemento principal de las dietas y ser ellos la fuente principal de energía, el organismo va almacenando las grasas, con las consecuencias para nuestro bienestar e imagen que todos conocemos.

Es entonces cuando aparece la cetosis, un proceso por el que el hígado, que se encuentra con sus reservas de glucógeno bajas, comienza a elevar la producción de ácidos grasos y, poco después, de cuerpos cetónicos. Las investigaciones muestran una pérdida de peso más rápida en comparación con los participantes de una dieta tradicional baja en grasas 6. Sin embargo, esa diferencia en la pérdida de peso parece desaparecer con el tiempo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *