Este artículo sobre la dieta cetogénica ha llevado mucho trabajo por delante, mucha recopilación de información, de estudios y de bibliografía. Tal y como se indica en el listado, la pérdida de fuerza y resistencia cardiovascular se harán presentes durante el período de adaptación a un estado de cetosis, por lo que se espera una baja en el rendimiento por parte de las personas que realizan alguna actividad física.

Y es que desde hace algunos años, y gracias a múltiples estudios científicos, mucho se ha estado hablando acerca de como seguir un régimen nutricional de este tipo puede llevarnos a perder grandes cantidades de grasa, incluso mayores a las perdidas en una dieta alimenticia con déficit calórico.

Esto ocurre ya que los cuerpos cetónicos son solubles en agua, atraviesan la barrera hematoencefálica y llegan al cerebro con rapidez asombrosa, convirtiéndose en una fuente de energía confiable cuando otras alternativas de energía fallan por alguna razón.

La proporción de carbohidratos en una dieta cetogénica comprende valores inferiores del 50% de las calorías totales, lo que significa que, si son 2.000 kcal las que se deben consumir diariamente y eso representa el 100%, en una dieta cetogénica apenas entre 500 y 1.000 kcal son las que se derivan del consumo de carbohidratos.

 

 

 

A pesar del increíble acceso a la información con el que cuenta hoy por hoy la sociedad, incluso en temas relacionados con la salud, la Dieta Cetogénica sigue suscitando muchas incógnitas entre la población general, debido a la desinformación que envuelve este término.

La dieta cetogénica juega un papel importante en este tipo de situaciones, pues al tratarse de un régimen alimenticio que no requiere del consumo de grandes cantidades de carbohidratos, no necesita de la producción de insulina, lo que evita su resistencia y por ende, la aparición de enfermedades.

Como él comentado anteriormente la dieta keto no es una dieta equilibrada porque la cantidad de hidratos de carbono que se ingiere es muy baja y hay que saber que el cuerpo necesita los hidratos de carbono para activar el ciclo de Krebs (la ruta metabólica que tiene lugar en las mitocondrias y que es la base de toda la producción energética del organismo).

Finalmente, las personas que siguen la dieta de una comida al día pueden tener un mayor riesgo de atracones y caer en el trastorno por atracón, un patrón de alimentación desordenado en el que se ingieren cantidades inusualmente grandes de alimentos en un corto período de tiempo, incluso después de que esa persona se sienta llena satisfecha.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *