Las dieta ‘keto’ reducen el consumo de hidratos de carbono. Además se argumenta cómo este tipo de dietas proporciona ventajas metabólicas como son la capacidad de preservar la masa muscular, reducir el apetito, tener una eficiencia metabólica más baja, producir una activación de la termogénesis y favorecer una mayor pérdida de grasa incluso en presencia de una mayor cantidad de calorías.

Para la mayoría de las personas que llevan una dieta saludable baja en carbohidratos, es fácil consumir una cantidad adecuada de calorías, pero no demasiadas, ya que algunas cosas como las bebidas azucaradas, las galletas, el pan, los cereales, el helado u otros postres no entran dentro de su lista de alimentos keto”.

Parece ser que es a través de las reacciones anapleróticas (que permitirían una oxidación continua de ácidos grasos) que un consumo demasiado alto de proteína podría interferir con la producción suficiente de cuerpos cetónicos y con el estado de cetosis (negando el propósito principal de la dieta cetogénica).

Pero cuando no consumes carbohidratos por un período largo —como tus ancestros pudieron haber hecho en tiempos de hambruna—, la glucosa se agota y el hígado empieza a convertir la grasa corporal almacenada en moléculas con forma de W llamadas cetonas.

La dieta cetogénica es la que permite la cetosis formación de cuerpos cetónicos, mientras que la dieta baja en hidratos es la que reduce por debajo de lo habitual (50-60% de las calorías diarias de hidratos) la ingesta de este nutriente pero sin llegar a producir cetosis.

Luego de haberse recompuesto y realizado estudios, incluido un electrocardiograma, se concluyó que la descompensación fue porque el cuerpo había entrado de manera abrupta “en cetosis”, un proceso metabólico previsible en este tipo de dietas en las que se deja de comer carbohidratos se consume en dosis mínimas.

Las opciones de alimentos saludables que son altos en proteínas pero bajos en carbohidratos sin carbohidratos incluyen: carne de pasto ecológica, aves de corral eco, huevos ecológicos, caldo de huesos, pescado salvaje, queso de oveja de leche cruda (sin pasteurizar).

El escaso aporte de vitaminas, minerales y fibra -se restringe notablemente el consumo de frutas y vegetales para lograr el estado de cetosis-, el desarrollo de estreñimiento, la frecuencia con que se sufre de mal aliento halitosis dada la elevada producción de cuerpos cetónicos, la presencia de cansancio fatiga debido a la escasez de hidratos son algunas de ellas”.

Las keto dietas son peligrosas para personas con enfermedades cardiacas, ya que una alimentación alta en grasas puede comprometer el funcionamiento del corazón; y están desaconsejadas en los casos en los que el hígado está dañado, por la imposibilidad de metabolizar las grasas”, dice Peinado.

Esto ya ha sido demostrado en ratones que resultaron ser resistentes a obesidad link Por dicha razón, niveles bajos de insulina en este tipo de dieta podrían producir beneficios similares, aunque debemos tener en cuenta que la liberación de insulina también es estimulada por algunos aminoácidos, y por diferentes hormonas (CCK, PIG, gastrina, etc.).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *