La dieta cetogénica es aquella que reduce elimina totalmente los hidratos de carbono para obligar al cuerpo a entrar en cetosis, esto produce una pérdida de peso al utilizar la grasa como fuente de energía. Si tenías una dieta rica en azúcar refinada y carbohidratos antes de consumir ceto, probablemente los síntomas sean más severos. La dieta cetogénica reduce al máximo el consumo de carbohidratos, eliminando alimentos como cereales y derivados, tubérculos como la patata, legumbres y productos procesados con harinas.

El objetivo de esta dieta es crear una situación de cetosis que se produce cuando el cuerpo detecta ausencia de hidratos de carbono y al agotar las reservas de glucógeno pasará a quemar grasas en el hígado para obtener energía. Hay muchas estrategias distintas para perder peso, pero las dietas intermitentes se han hecho populares en los últimos años entre quienes desean bajar kilos sin tener que renunciar por completo a ciertas comidas alimentos calóricos.

En la sociedad actual, los alimentos menos saludables suelen ser altos en hidratos de carbono. Otra cosa es usarlo como herramienta durante los meses de preparación de la prueba para enseñar al cuerpo a carburar con grasas, lo que en la jerga nutricionista se conoce como buscar la flexibilidad metabólica.

Una dieta cetogénica es una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas. Según un estudio científico reciente, este patrón de alimentación puede ayudar a perder peso de manera moderada, y puede ser un modelo más llevadero para algunos pacientes con sobrepeso que otras dietas restrictivas.

A pesar de los inconvenientes que, a priori, refleja la dieta cetogénica, lo cierto es que son muchos los casos de personas que han obtenido grandes resultados siguiendo este régimen nutricional. Siempre que lleves una alimentación baja en carbohidratos que sea variada y nutritiva es muy poco probable que interrumpirla vaya a acelerar la recuperación del cabello, posiblemente lo recuperarás rápido de todas formas.

Cuando privamos a nuestro cuerpo del consumo de carbohidratos (menos de 50 gramos por día) la secreción de insulina se reduce y el cuerpo debe realizar unos ajustes metabólicos, entrando en lo que se conoce como estado catabólico”. Para concretar un poco más, la dieta cetogénica es aquella en la que se reduce el consumo de hidratos de carbono por debajo de cierto nivel, normalmente por debajo de 100 g al día, induciendo la creación de los cuerpos cetónicos.

Si nos basamos en una dieta estándar de 2.000 calorías al día, durante la dieta cetogénica la ingesta de carbohidratos no debería superar los 20 a 50 gramos por día. El objetivo está en comenzar en la primera fase con una importante reducción en el consumo de los carbohidratos.

Hay que tener cuidado de no abusar de la carne del pescado, ya que tienen un gran porcentaje de proteína, pueden alterar la dieta keto, usar los aminoácidos de la proteína para sintetizar glucosa. Si bien esto es un factor disuasivo para muchos, otros sienten que la dieta cetogénica funciona para ellos porque no implica ningún conteo de calorías y las reglas son fáciles de entender.

Un consumo excesivo de proteínas también puede sacarnos de cetosis, al generar glucosa mediante la gluconeogénesis, sin embargo se requeriría una cantidad muy alta de proteína para que esto pase. Al igual que otras propuestas que se salen de lo común, como la dieta Dukan, las dietas cetogénicas causan mucha polémica y no son recomendadas por muchos médicos y nutricionistas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *