La dieta cetogénica está de moda y cada vez más personas se han apuntado a seguirla. Image caption La dieta cetogénica es alta en grasas y proteínas y baja en carbohidratos. Lo mejor de todo es que esta nueva tecnología de vanguardia permite al cuerpo pasar de usar glucosa (azúcar) como su principal mecanismo de combustible a quemar grasas en su lugar.

Como la insulina es una hormona anabólica que participa en el proceso de formación de grasa, muchas personas creen que reducir sus niveles significa automáticamente no acumular grasa. Si no existe alguna rara alteración metabólica genética, la dieta cetogénica es sana y carece de efectos secundarios (salvo una sensación de bajada de la energía al principio, que se supera en unos días).

Cetonas exógenas: Este suplemento podría ayudar a incrementar los niveles de cetona en el cuerpo. Cuando la grasa llega al hígado, este produce cetonas, un ácido que se libera en el flujo sanguíneo y que se convierte en energía. Uno detrás de otro, los estudios científicos han demostrado que la dieta cetogénica no es más efectiva que otras dietas para adelgazar.

Cuando disminuyen las reservas de carbohidratos (glucógeno) en el cuerpo, también disminuyen las reservas de agua. El problema de la dieta cetogénica es que no distingue unos de otros y que, al erradicarlos todos, impide comer alimentos saludables. Es entonces cuando aparece la cetosis, un proceso por el que el hígado, que se encuentra con sus reservas de glucógeno bajas, comienza a elevar la producción de ácidos grasos y, poco después, de cuerpos cetónicos.

La dieta consistía en una ingesta muy alta de grasas, en una relación 4:1 respecto a los carbohidratos y a las proteínas (es decir, 4 veces más grasa, en peso, que carbohidratos y proteínas combinados). Paulina te orienta sobre qué comer en la dieta keto, repasando grupos básicos de alimentos, mencionando cuáles son mejores y cuáles deben evitarse.

Si no tenemos suficiente azúcar usamos las grasas para que nos proporcionen esta energía. Las grasas y las proteínas te mantienen satisfecho y saciado por más tiempo y el exceso de cetonas proporciona más energía a tu cerebro y lo mantiene enérgico y súper activo.

Productos dietéticos bajos en grasas: Suelen ser altamente procesados y ricos en carbohidratos. La recomendación clave es siempre consultar con su médico un especialista antes de embarcarse en una dieta un plan de pérdida de peso porque hay muchos factores importantes que deben considerarse para su salud y bienestar.

En resumen, hacer una dieta cetogénica puede hacerte mas consciente de la calidad de alimentos que consumes, y si puedes mantenerla por suficiente tiempo hasta ayudarte a perder peso. Si casi no ingerimos hidratos de carbono y agotamos nuestras reservas de glucógeno, comenzaremos a utilizar las grasas como fuente de energía, tanto las ingeridas como las propias.

Por otro lado, la dieta cetogénica depende de la grasa almacenada de tu cuerpo y la aprovecha para obtener una energía más estable y prolongada sin bofetadas. En las dietas anteriores se presta mucha atención a los alimentos en este tipo de dieta, no solo nos importa la alimentación, sino también de donde proviene dicha comida.

También convierte la grasa en cetonas dentro del hígado, lo que puede suministrar más energía al cerebro. Sin embargo, lo que realmente señaliza al cuerpo a aumentar la oxidación de las grasas no son las grasas en sí, sino los carbohidratos. La dieta cetogénica reduce al máximo el consumo de carbohidratos, eliminando alimentos como cereales y derivados, tubérculos como la patata, legumbres y productos procesados con harinas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *