En la actualidad, la dieta paleo cada vez se conoce en un grueso más importante de gente. En esencia, solo hay un aspecto que abarca esta dieta: la reducción considerable de los hidratos de carbono, principal fuente de energía tomada por nuestro cuerpo. Dieta cetogénica blanco” (targeted): esta modalidad permite la adición extra de carbohidratos en periodos donde la persona estará bajo estrés físico, como entrenamientos intensos.

Otra cosa es usarlo como herramienta durante los meses de preparación de la prueba para enseñar al cuerpo a carburar con grasas, lo que en la jerga nutricionista se conoce como buscar la flexibilidad metabólica. Sí, los cuerpos cetónicos a los que nos referimos en este contexto son principalmente tres: el ácido acetoacético, el ácido betahidroxibutírico y, en menor proporción, la acetona.

La transición de una dieta con alto contenido en azúcares a una dieta LCHF puede suponer un cambio drástico al principio, ya que el azúcar, el pan y la pasta son alimentos principales en muchas dietas. En la actualidad, existe cada vez más información en las redes sociales e internet sobre consejos para la salud, dietas y ejercicio.

La diferencia es que cuando estamos en cetosis se crea un exceso de cuerpos cetónicos para suplir la carencia de glúcidos. Si inducimos la cetosis, al final, será el resto del cuerpo el que consumirá estos cuerpos cetónicos generados a partir de las grasas. En segundo lugar, no es un proceso que se mantenga en el tiempo de forma autónoma, es decir, permaneceremos en estado de cetosis siempre que sigamos una dieta estricta.

En cuanto a su eficacia, los estudios muestran el patrón típico de las dietas demasiado restrictivas. La dieta Keto consiste en reducir al máximo el consumo de carbohidratos, para así forzar al cuerpo a llevar a cabo un proceso llamado cetosis, que consiste en extraer la energía de la grasa que acumulamos.

Necesariamente irá acompañado de un olor fuerte de la orina consecuentemente igualmente del exceso de cuerpos cetónicos no usados. Estudio a 2 años que demuestra la eficacia y la seguridad de los tratamientos de PronoKal Group® en la reducción de peso entre los pacientes obesos que siguen una dieta cetogénica según nuestro protocolo y los que siguen una dieta hipocalórica.

En pocas palabras, nuestro cuerpo obtiene la energía a partir de las grasas en lugar que de la glucosa. Disminuye la ansiedad asociada a otro tipos de dietas debido a su alto poder saciante. Para asegurar un aporte relativamente equilibrado de micronutrientes, es habitual utilizar preparados comerciales específicos para este tipo de dietas.

La dieta keto es genial para quemar grasa corporal, pero es importante recordar que no va a quemar grasa así, porque sí. Por el contrario, la dieta vegana no encaja perfectamente con la cetogénica, ya que las personas veganas evitan los lácteos y los huevos.

Según el doctor Ludwig, y muchos otros investigadores, una dieta cetogénica, muy baja en carbohidratos, es la respuesta. En conclusión, la dieta cetogénica tiene varios beneficios, sobre todo relacionados a la pérdida de peso, pero no es porque la dieta en sí sea saludable sino porque la pérdida de peso en personas con sobrepeso u obesidad siempre traerá beneficios.

En esta dieta, predominantemente líquida, se ingieren mucho menos calorías de las que el organismo necesita, lo que conduce a una pérdida inicial de peso. La cosa más importante para alcanzar la cetosis es evitar comer la mayoría de carbohidratos. De forma que conlleva un proceso de adaptación para aprender a preparar tus nuevos alimentos mientras tu cuerpo también se adapta para entrar en cetosis.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *