Este artículo sobre la dieta cetogénica ha llevado mucho trabajo por delante, mucha recopilación de información, de estudios y de bibliografía. Los cuerpos cetónicos pueden alimentar al cerebro (en un 80% aproximadamente, aún se necesitaría un 20% de glucosa) y además son capaces de proporcionar energía al organismo. La dieta cetogénica si permite bajar de peso con mayor rapidez, pero no de grasa. Si en una dieta normal equilibrada” comprenden la mitad de las calorías totales, en una cetogénica probablemente no lleguen ni al 10% tdel total de calorías.

Así que, como la dieta es casi todo proteínas y grasas eso no significa que deberías comer en McDonalds todo el día. Recordad lo que hemos dicho anteriormente, cuanta mayor es la intensidad del ejercicio, mayor es la necesidad del cuerpo de usar carbohidratos para obtener energía.

Clasificación de las dietas cetogénicas ricas en grasa según la contribución de los macronutrientes al valor energético total (VET). Normalmente, tras una comida, nuestro cuerpo asimilará primero los carbohidratos debido a un pico de glucosa, y después la grasa y la proteína.

Es decir, otra de las razones por las que la dieta cetogénica es tan popular es porque a corto plazo los que la siguen pierden una cantidad muy importante de peso. Por eso cuando nos sometemos a una pérdida de peso prolongada, el metabolismo disminuye y, cuando volvemos a comer como antes, asimilamos mayor cantidad de calorías.

Después del período de transición, existen muchos desconocidos acerca de los efectos a largo plazo de la dieta cetogénica keto. La coliflor es un ingrediente ideal en la dieta cetogénica, es casi todo agua y tiene muy pocas calorías y carbohidratos. Cuando se sustituyen los hidratos de carbono por grasas saludables como principal fuente de alimentación, el organismo alcanza un estado metabólico denominado cetosis.

Para llevar a cabo una dieta cetogénica vamos a restringir severamente la ingesta de todos la mayoría de los alimentos con azúcares y almidón (carbohidratos). Ahora bien, se necesitan investigaciones que permitan avanzar en el conocimiento de estos posibles beneficios que apoyarían la utilización de las dietas cetogénicas de bajo contenido en hidratos de carbono, al menos como colaboradores terapéuticos.

Para alcanzar la cetosis, el consumo recomendado de calorías procedentes de las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono es el 70-85 %, el 10-20 % y el 5-10 %, respectivamente. Al fin y al cabo, si eres una persona que tiene como mantenimiento unas 2000 calorías al día, quizás rebajando unas 200 calorías al día podríamos conseguir perder peso si no hiciésemos días de recarga.

Cardiopatía: La dieta cetogénica puede mejorar los factores de riesgo como la grasa corporal, los niveles de colesterol HDL, la presión sanguínea y el azúcar presente en la sangre. Es similar a la dieta Atkins, que aumenta de manera similar las capacidades para quemar grasa del cuerpo al comer solo alimentos bajos en carbohidratos, además de deshacerse de los alimentos ricos en carbohidratos y azúcar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *