Cuando comencé mi estilo de vida cetogénico, era poca la información disponible sobre las dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas saludables; hoy en día parece que todo el mundo habla de ellas (en el campo de la salud, lo más buscado en Google durante el 2018 fue ¿qué es la dieta cetogénica dieta keto?). Según el New York Times , ingerir alimentos con un alto índice glucémico, incluida la mayoría de los carbohidratos procesados, puede causar un aumento y una disminución dramáticos en los niveles de azúcar en la sangre, que pueden estimular el hambre.

Entre los beneficios de la cetosis es posible señalar los siguientes: regula los mecanismos del hambre y aumenta la saciedad de las comidas; quema grasa, sin pérdida de masa magra; reduce el nivel de triglicéridos LDH y aumenta el Colesterol HDL; reduce la resistencia a la insulina (se necesita menos insulina para regular la glucosa en la sangre); mejora la calidad del sueño; baja la presión arterial; mejora la capacidad de recuperación muscular y reduce inflamación; mayor energía y más estable; mejora el rendimiento intelectual.

El Dr. Westman, afirma que una dieta cetogénica implica un consumo ultra bajo de carbohidratos -20 a 30 gramos al día- como el tamaño de una manzana pequeña, y que según su investigación, puede ayudar a tratar la obesidad, la diabetes tipo 2 y mejorar el hígado graso.

Para evitar la reducción de masa muscular que puede producirse por la pérdida de peso al seguir una dieta para adelgazar, es necesario que se mantenga la ingesta de alimentos con proteínas y que estas representen un nivel cercano al 35 %, y que realice ejercicio físico.

Con base en lo explicado, otro mito frecuente es pensar que estas dietas son altas en proteínas, lo cual es incorrecto, ya que si se consumen proteínas en exceso estas serán transformadas en glucosa en nuestro organismo ocasionando falla en la producción de cetonas y en las metas de reducción de peso.

Muchos estudios indican que las dietas cetogénicas pueden resultar de especial interés para la pérdida de peso, ya que ayudan a preservar la masa muscular, reducir el apetito, disminuir la eficiencia metabólica, inducir la activación metabólica, de la termogénesis, favorecer el aumento de la pérdida de grasa, promover un perfil lipídico no aterogénico, mejorar la presión arterial, y disminuir la resistencia a la insulina con una mejora en los niveles sanguíneos de glucosa e insulina.

Para aterrizar un poco estos estudios, considero importante un experimento de Sammi Inkinen, dos veces sub9 en Hawaii y ahora fundador de Virtha Health (Clínica que mediante la nutrición reversa la diabetes tipo 2). Para el experimento, después de cinco años de entrenar y competir en triatlón, llevando una dieta standart”, se sometió a un test para determinar qué fuente de energía utilizaba en distintos niveles de esfuerzo, medidos por watts en bicicleta.

Las personas asignadas a una dieta cetogénica muy baja en carbohidratos logran una mayor pérdida de peso que las asignadas a un dieta baja en grasa a largo plazo; por lo tanto, una dieta cetogénica muy baja en carbohidratos puede ser una herramienta alternativa contra la obesidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *