Seguramente hayas escuchado hablar de la dieta cetogénica de la cetosis, se trata de una dieta muy baja en carbohidratos que ayuda a quemar los depósitos de grasa acumulados en ciertas zonas del cuerpo. Bajo en grasa y alto en proteínas, el requesón ha sido durante mucho tiempo un elemento básico para muchas personas que hacen dieta. De los carbohidratos totales en realidad, deberíamos descontar la fibra y quedarnos con la cantidad de azucares. De forma característica en nuestro entorno, esa energía es aportada directamente — casi— por los alimentos tras su digestión, en especial por aquellos alimentos ricos en glúcidos.

Por lo tanto, es de poca ayuda con la pérdida de peso la corrección de diabetes de tipo 2. Este tipo de dieta ha sido una de las opciones de mucha gente del espectáculo para bajar de peso, mantener su talla ideal y lucir sano y atractivo. Hay quien prefiere no hacer dieta cetogénica de forma habitual y dos tres veces al año hacer un ciclo en cetosis.

La dieta cetogénica especifica se basa en la ingestión de los carbohidratos en una sola toma antes del WOD. En definitiva, tu cuerpo cambia su fuente de energía, de la glucosa principalmente a través de la ingesta de carbohidratos a cuerpos cetónicos a través de las grasas.

Las dietas modernas, basadas en carbohidratos, atrofian esta capacidad. En la dieta cetogénica hay formas conocidas de combatir cada uno de estos efectos secundarios para que usted esté en buenas manos. Algunos alimentos, como la leche el yogur, pueden contener hasta 24 gramos de carbohidratos y pueden alejar a las personas de la cetosis.

Es importante entender que los carbohidratos no sólo están en la comida chatarra que usted ama, sino también en algunos de los alimentos más saludables que usted disfruta. Ya has aprendido que la dieta cetogénica ayuda a tu cuerpo a convertir la grasa en una fuente de energía.

Este proceso de adaptación ceto-adaptación, puede durar de 2 días a una semana dependiendo de la restricción de los carbohidratos, la actividad física, las reservas de glucógeno y la facilidad de utilizar grasa como fuente de energía. Incluir algún período de dieta cetogénica podría mejorar nuestra capacidad de acceder a este gran depósito de grasa, reservando el glucógeno para esfuerzos de alta intensidad y mejorando el rendimiento global (además de perder más grasa).

La cetosis ocurre cuando el cuerpo no tiene acceso a los hidratos de carbono necesarios para utilizarlos como fuente primaria de azúcares para generar energía, por ello, no le queda otra que utilizar las grasas para tener energía. Una particularidad de esta dieta es que al prácticamente eliminar todo consumo de carbohidratos, se eliminan también muchos de los alimentos más calóricos y menos nutritivos de la mesa.

Cuando el cuerpo está en cetosis, las células sanas utilizan las cetonas para producir energía, pero es posible que las células cancerosas no puedan hacerlo con tanta facilidad. Tenemos un libro sobre la dieta cetogénica que además incluye 80 recetas y en el que explicamos la fórmula para calcular las cantidades de cada nutriente en la dieta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *