Prueba de cuerpos cetónicos en la orina. La dieta cetogénica es una dieta alta en grasas, adecuada en proteínas y muy baja en carbohidratos usada en el tratamiento de la epilepsia y algunas enfermedades metabólicas como el déficit de Glut 1, el déficit de la enzima piruvato deshidrogenasa y algunas glucogénesis.

Cuando esos carbohidratos además son de alto índice glucémico y provocan elevaciones bruscas del azúcar en la sangre, los picos de glucosa fuerzan al páncreas a trabajar a pleno rendimiento para generar suficientes cantidades de insulina, lo que puede llegar a agotarlo.

Y es que al depletarse las reservas de glucógeno es muy fácil perder peso ya que el glucógeno arrastra mucha agua (cada gramo del mismo puede arrastrar 3-4 gramos de agua), por lo que no es raro perder 2-3 kg de peso en los primeros días de seguir una dieta cetogénica.

Antes de comentar los posibles beneficios de la dieta cetogénica y en qué casos podría estar recomendada, es importante diferenciar el patrón alimentario y los efectos a nivel metabólico de esta dieta, con nuestro patrón de dieta mediterránea las populares dietas low carb.

Pero cuando no consumes carbohidratos por un período largo —como tus ancestros pudieron haber hecho en tiempos de hambruna—, la glucosa se agota y el hígado empieza a convertir la grasa corporal almacenada en moléculas con forma de W llamadas cetonas.

Existen tres razones principales por las cuales la dieta cetogénica funciona: En primer lugar, la dieta cetogénica, bien planteada, supone una reducción importante de kilocalorías, con lo que reducimos la acumulación de grasas y glucógeno por exceso de glúcidos en sangre.

Es decir, que si bien el estado de cetosis puede ayudar a quemar grasa corporal (aunque no debería llevarse a cabo sin control de un nutricionista profesional ni durante demasiado tiempo) consumir estas píldoras cualquier otra con cetonas exógenas no ha demostrado tener efecto para ayudarnos a perder peso.

Al sustituirlos por grasa puede afectar al rendimiento cognitivo, tal como han demostrado algunos estudios científicos Además en muchos casos el cuerpo se revela contra esta dieta, y comienza a obtener proteína de los músculos, por lo que se reduce masa muscular.

Una de las razones es porque es una dieta relativamente extrema, es decir, si lees sobre la dieta cetogénica clásica, en la que el 90% de tus calorías provienen de la grasa y puedes ver los beneficios de inmediato, se lo cuentas a un amigo y él también lo intentará.

Están basadas en la teoría de que si no se consumen glúcidos, no se ingieren muchas calorías y, por tanto, el organismo se ve obligado a gastar las proteínas ingeridas (las proteínas tienen bajo nivel energético), y después, el organismo consume las reservas de grasas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *