Una dieta normal está compuesta por una ingesta de 50 a 60% de carbohidratos que integran las calorías totales, pero en la dieta keto, pasan de cinco a 10% (incluso se recurre al ayuno intermitente). Cabe destacar los efectos secundarios, muchos de los cuales son comunes a cualquier dieta que produzca una pérdida de peso demasiado rápida: pérdida de masa muscular, piedras en la vesícula y cólicos, sensación de frío, caída del cabello, mareos por bajada de tensión, elevación del ácido úrico, etc.

Lo únicamente efectivo es no comer hidratos, la cantidad que ingieras del resto es igual de efectiva una vez entras en cetosis, que no es otra que quedarte hecho un escuerzo en tiempo record comiendo como un obeso morbido con ansiedad; pierdes retención de líquidos, pierdes grasa y masa muscular a manta.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el cuerpo tiene un sistema que controla la cantidad de cuerpos cetogénicos presentes en la sangre, ya que un exceso podría hacer la sangre demasiado ácida, de forma que si a través de estos suplementos le damos al organismo suficientes cuerpos cetogénicos, inhibirá el procesamiento de grasa corporal para producir más.

La diabetes, que es una enfermedad muy asociada a la calidad de la dieta, mejora al iniciarse en este tipo de dietas, siempre que se haga de manera controlada y con asesoría de un nutricionista y un doctor. Esto sucede porque la mayoría de las células usan glucosa, que proviene de los carbohidratos, como la principal fuente de energía del cuerpo.

Por el contrario, si comes ultraprocesados pero cuidas tu balance calórico y bajas de peso, todos tus parámetros de salud mejorarán. Para alcanzar la cetosis es importante mantener el consumo de carbohidratos por debajo de 50 gramos netos al día. De una manera muy simplista, se podría decir que el cuerpo entiende que las grasas son reservas, así que no va a utilizarlas como combustible hasta que primero no haya gastado toda la glucosa disponible.

La mayoría de las células prefieren usar el azúcar en la sangre, que proviene de los carbohidratos, como la principal fuente de energía del cuerpo. Estos minerales, en cantidades limitadas, forman parte de una dieta saludable, pero si nos pasamos, pueden suponer algunos problemas de salud.

Las dietas cetogénicas son, en su base, desequilibradas, por lo que no deberían prolongarse en el tiempo. El factor clave para perder peso resulta ser la adherencia a la dieta, es decir, que hayas sido capaz de seguirla sin abandonarla. Cuando ingerimos grandes cantidades de azúcares, fruta, harinas u otros alimentos ricos en carbohidratos, el páncreas trabaja sin tregua en la producción de insulina.

Sí, pero puede que tu masa muscular no aumenta tanto como sería en el caso de una dieta rica en carbohidratos. Como una alimentación baja en carbohidratos no es alta en proteínas, todo el problema” causante de este miedo simplemente no existe. Por ello, la mayoría de los médicos y entrenadores sugieren dietas altas en carbohidratos para los atletas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *