La dieta cetogénica ha mostrado, en varios estudios, ser eficiente en la pérdida de peso. Al mismo tiempo este trabajo de revisión también advierte que todos los estudios que se consideraron reportaron efectos adversos en el seguimiento de la dieta cetogénica y que las tasas de abandono fueron altas debido, entre otras causas, a la escasa adherencia de este perfil dietético.

Otros nutriólogos han advertido sobre los peligros de eliminar de manera definitiva un grupo de alimentos de la dieta, especialmente los carbohidratos , pues las células del organismo están compuestas de proteínas, ácidos nucléicos, grasas y carbohidratos; la falta de alguno de estos nutrientes acabará por dañar el equilibrio celular.

Varias investigaciones han mostrado su eficacia, similar al menos a la de una dieta baja en grasas Existen otras evidencias, en modelos animales, que muestran efectos positivos en el sistema nervioso A excepción de los casos en los que esta dieta puede resultar perjudicial para la salud, asociados a otros problemas, por el momento este patrón dietético parece seguro e interesante en la búsqueda de la pérdida de peso.

Otra posible ventaja de una dieta keto es que también reduce la dependencia en el consumo de carbohidratos durante el ejercicio, lo que significa que podría ser una estrategia de abastecimiento de combustible preferido para algunos eventos de ultra resistencia en las estaciones de servicio son limitados, para personas que tienen el desarrollo de problemas de estómago cuando se reposta con carbohidratos durante las carreras.

La dieta ‘keto’ restringe al máximo la ingesta de alimentos que acaban convertidos en glucosa, ricos en harinas, féculas y azúcar, y promueve las hortalizas y frutas con menos hidratos, como lechuga, espinacas, espárragos, aguacate, tomate y calabacín.

En comparación con las dietas bajas en grasa, las que suprimen al máximo la ingesta de carbohidratos mejoran los indicadores que determinan el riesgo de padecer problemas cardiovasculares: descienden los niveles de padecer colesterol malo y bajan los triglicéridos.

Pero no sólo la dieta cetogénica se aplica a funciones militares, también sirve para intentar mejorar enfermedades, ya que la dieta cetogénica clásica está compuesta principalmente por grasa (80 % – 90 %), y el resto son proteínas (8 % – 15 %) y, en pequeñas cantidades carbohidratos (2% – 5%).

Un estudio científico publicado por la revista Diabetes Therapy en abril de 2018, comprobó la efectividad y la seguridad de la dieta, considerándolo un modelo de alimentación ideal para complementar el tratamiento médico de pacientes con diabetes tanto tipo 1 como tipo 2”, le cuenta a Clarín la Dra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *