Hoy hablamos sobre la dieta cetogénica, una dieta sin hidratos de carbono que te hará entrar en un estado de cetosis nutricional de forma que utilices la grasa como principal fuente de energía. El consenso internacional es que los carbohidratos son la base de la pirámide alimenticia de una dieta saludable, de tal forma que la mayoría de los especialistas de hoy en día piensan que la mejor forma de perder peso es mediante una reducción en el número total de calorías ingeridas diariamente, principalmente las que vienen en forma de grasa.

Hablando de dietas cetogénicas, en 2016 Hall et al. realizaron un estudio comparando una dieta cetogénica con otra isocalórica más alta en hidratos en personas obesas y pudieron observar que no solo no había mayor pérdida de grasa en la cieta cetogénica, sino que había una pequeña ventaja respecto a la otra dieta.

La dieta cetogénica, en la que se restringe también el consumo de grasa animal, suele tener muy buenos resultados a la hora de mejorar los niveles de colesterol en sangre, pero este resultado también varía de unas personas a otras, sin tener pruebas concluyentes de qué es lo que hace que en algunos casos los niveles de colesterol bajen y en otros no.

Por ello, es importante saber que cada persona es un mundo y se necesita de una valoración nutricional por un especialista para que, en el momento de intentar adelgazar, a cada persona no le falten nutrientes importantes para que nuestro organismo pueda funcionar al 100%, cosa que no sucede siguiendo las dietas cetogénicas.

Por otro lado, hay otra cuestión importante para nosotros y es que muchas personas vegetarianas veganas incluyen en su dieta con frecuencia, entre otros alimentos de origen vegetal, el tofu y otros derivados blancos” de la soja, y no somos partidarios de tomar estos productos como fuente de proteínas.

El gran problema de este tipo de dietas suele ser la adherencia, ya que a las personas les resulta muy difícil conseguir una alimentación basada casi exclusivamente en grasas, que no incluye alimentos tan necesarios y sanos como las frutas las verduras, energéticos como el arroz, la pasta las patatas.

Un estudio publicado el año pasado en Lancet Public Health de 15,428 adultos averiguó durante el período del estudio que las dietas bajas en carbohidratos estaban relacionadas con un mayor riesgo de morir si las personas reemplazaban los carbohidratos con grasas y proteínas de origen animal.

La Dieta Keto es aquella donde los alimentos que integran tu día, deben tener un bajo contenido de carbohidratos y muy alto aporte de grasa, dando como respuesta un cambio los procesos metabólicos, obligando al cuerpo a utilizar a la grasa como la principal fuente de energía, en lugar de utilizar a la glucosa (debido a que se han agotado las reservas de glucógeno en el hígado).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *