La dieta cetogénica es aquella que reduce elimina totalmente los hidratos de carbono para obligar al cuerpo a entrar en cetosis, esto produce una pérdida de peso al utilizar la grasa como fuente de energía. Muchas personas con diabetes que siguen la dieta keto han descubierto que reducen significativamente el uso de insulina. Seguir una dieta cetogénica supone una serie de ventajas relacionadas con la supresión del apetito gracias a su impacto en los cambios hormonales del organismo.

La dieta keto no es una dieta basada en la evidencia para que la población general siga para lograr la pérdida de peso” afirmó Talamas. Esto significa que cuando un deportista haya pasado a quemar grasa como energía en vez de carbohidratos, podrá rendir durante largos periodos de tiempo sin necesitar mucha ( nada) de comida extra para obtener energía.

Si comes muy poca grasa tu cuerpo estará agotado y sentirás más hambre y si por el contrario comes más grasa de la que debes, tu proceso de pérdida de peso será más lento. Así, por ejemplo pueden eliminarse algunos lácteos, aumentar un poco más la ingesta de grasa y disminuir a la mínima expresión la ingesta de carbohidratos hasta que se vuelve a bajar de peso.

Se reduce la ingesta de los mismos con objeto de forzar al organismo a que consuma las grasas. Restringe los carbohidratos a 20 gramos por día menos – una dieta baja en carbohidratos estricta. Fomenta la ausencia de hambre y por lo tanto permite bajar de peso pues el poder saciante de sus alimentos es mayor que el de otras dietas.

Por eso las dietas altas en carbohidratos, y especialmente carbohidratos de alto índice glucémico, se asocian con el desarrollo de resistencia a la insulina y diabetes. Para hacer una dieta cetogénica es necesario planear el menú diario teniendo en cuenta que la mayor parte de los platos deben estar compuestos por grasas naturales, proteínas y una baja cantidad de alimentos que aporten carbohidratos.

Dentro de las llamadas dietas cetogénicas, encontramos varios tipos. Al limitar severamente la ingesta de carbohidratos, la dietas cetogénicas impiden que se generen picos de glucosa en sangre, y por lo tanto regulan inmediatamente la secreción de insulina y por ende la resistencia a esta hormona.

Con el fin de minimizar estos efectos, sería conveniente adaptarnos de forma progresiva, puedes empezar haciendo una dieta baja en carbohidratos durante las primeras semanas. La dieta cetogénica no se tiene que considerar como una dieta para perder peso, sino más bien una dieta para la reeducación metabólica.

Hay que intentar escoger alimentos ricos en proteínas y grasa buena” pero bajos en grasa mala” como el pescado, la carne blanca, la clara de huevo, lácteos descremados, frutos secos, etc. MAL SABOR DE BOCA INCLUSO AMARGOR DE BOCA: es la consecuencia del aumento de los cuerpos cetónicos en el organismo, que el organismo no consigue aún utilizar eficientemente como sustrato energético y por eso el cuerpo los elimina con la respiración.

Pruebas niveles de Cetonas apto para diabéticos, Low Carb, y quema de grasa dieta. Aquí es 5% carbohidratos, 60% grasas y 35% proteínas. Recordemos que para producir energía ATP de manera aeróbica, el glucógeno muscular es más del doble de rápido que las grasas.

Entre los tratamientos sugeridos incluyen aquellos que reducen la resistencia a la insulina y la hiperinsulinemia como son el ejercicio, la dieta y la pérdida de peso (en caso de ser necesario). Cuando hablamos de seguimientos más largos, desaparecen las ventajas iniciales de este tipo de dietas frente a dietas equilibradas y reducidas en calorías.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *