Este artículo sobre la dieta cetogénica ha llevado mucho trabajo por delante, mucha recopilación de información, de estudios y de bibliografía. La dieta cetogénica es una dieta rica en grasa y pobre en proteínas y carbohidratos que obliga al organismo a utilizar la grasa como fuente de energía, como ocurre durante el ayuno.

Grasas: entre un 65% y un 75% de las calorías totales; si optamos por el intervalo más alto equivaldría a unas 1800 kcal, que suponen 200 gr de grasa en la dieta.

Y ahí está el punto, las grasas (las buenas) son un mejor alimento que los carbohidratos y además tienen un uso más continuado. Se ha demostrado, además, que la dieta keto ofrece beneficios para la salud más allá de bucear: pérdida de peso, niveles de insulina más saludables, ayuda a tratar tumores y agudiza la memoria.

No solo cuenta con la información necesaria para entender todos los conceptos y dinámicas de la dieta cetogénica, también presenta más de 100 recetas con alimentos naturales bajos en carbohidratos. Recordad lo que hemos dicho anteriormente, cuanta mayor es la intensidad del ejercicio, mayor es la necesidad del cuerpo de usar carbohidratos para obtener energía.

Hablando de listos, hasta no hace mucho, se decía que las grasas no eran un buen combustible” dado que no podían ser usadas por el cerebro como fuente de energía. Este es el objetivo de la dieta cetogénica, quemar grasa para obtener energía. La glucosa viene de los carbohidratos que consumimos, pero al igual que la grasa, es almacenada de cierta manera en el cuerpo, lista para ser utilizada en un futuro.

Como es lógico, el cerebro demanda mucha energía, y las cetonas que el organismo libera mientras se encuentra en un estado de cetosis son una fuente más eficiente que la glucosa. Cuando privamos a nuestro cuerpo de este tipo de energía, lo forzamos a buscar otras fuentes de energía, y ahí es donde entra en juego la grasa.

La dieta keto como se conoce en inglés, se refiere a la cetosis, un estado metabólico en el cual las grasas almacenadas se descomponen para producir energía. Dependiendo de la ingesta de proteínas, 30 g de carbohidratos al día serían suficientes para inducir la cetosis, aunque esto es algo que depende de cada persona.

Las ventajas:

  • Si bien los mecanismos exactos no están claros, se cree que la cetosis ofrece beneficios que protegen el cerebro
  • Hasta la mitad de las personas con epilepsia presentaron menos convulsiones después de seguir la dieta.
  • Tras los primeros 2 3 meses, puede comer hidratos en ocasiones especiales, pero vuelva a la dieta inmediatamente después.

Al seguir la dieta cetogénica, los participantes consumieron niveles más bajos de carbohidratos y en su lugar obtuvieron la mayor parte de su combustible de las comidas ricas en grasa. Para tener éxito debemos restringir el consumo de carbohidratos netos en menos de 30gr al día, matizar que los 30gr que debemos registrar son netos, esto quiere decir que debemos restar los valores de fibra de los alimentos que consumamos.

Algunos condimentos salsas: Sobre todo, los que contienen azúcar y grasas saturadas. Es posible desempeñar actividades deportivas, tanto de alta intensidad como de resistencia, consumiendo una alimentación baja en hidratos de carbono. Estas dietas son las también conocidas como low-carb, dietas con un % de carbohidratos muy reducido.

Al no ingerir carbohidratos tu cuerpo va a convertir tus reservas de glucógeno en glucosa y en este proceso se libera agua. Este combustible proviene de tres fuentes: grasas, carbohidratos y proteínas, llamados macronutrientes. A este proceso se llama cetosis, es decir, la quema de grasas almacenadas como fuente de energía en lugar del glucógeno procedente de los carbohidratos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *