Hoy hablamos sobre la dieta cetogénica, una dieta sin hidratos de carbono que te hará entrar en un estado de cetosis nutricional de forma que utilices la grasa como principal fuente de energía. Los cuerpos cetónicos se producen cuando el cuerpo utiliza las grasas en sustitución del azúcar hidratos de carbono para producir energía, este proceso genera lo que se llama cetosis. En el inusual caso de que el problema persista y las palpitaciones sean molestas, prueba a aumentar ligeramente el consumo de carbohidratos.

Algunos carbohidratos, especialmente frutas, vegetales y granos integrales, son parte importante de una dieta saludable y se sabe que reducen el riesgo de varias enfermedades crónicas. Al reducir al máximo el consumo de glucosa ayuda a mantener a raya la diabetes del tipo 2, pero siempre bajo supervisión médica.

Pero veamos un poco más en profundidad que ocurre a nivel metabólico cuando nos obligamos a bajar y casi eliminamos los hidratos de carbono de la dieta. Para evitar la reducción de masa muscular que puede producirse por la pérdida de peso al seguir una dieta para adelgazar, es necesario que se mantenga la ingesta de proteínas en un nivel cercano al 35 % y que realice ejercicio físico.

Ya sea utilizándola directamente a través de cuerpos cetónicos. Es más rápida para adelgazar que aquellas otras dietas basadas en ingerir alimentos ricos en proteínas y poca grasa. Deportes de alta intensidad y larga duración: en este tipo de deportes el cuerpo hace uso de la vía glucolítica, es decir, utiliza el glucógeno de los músculos como fuente de energía.

Así es como a la hora de elaborar un menú cetogénico, los alimentos que ocupará la mayor parte de tu plato, serán grasa que puede ser de tipo animal vegetal. El aumento de cuerpos cetónicos puede producir mal aliento, por lo que es necesario reforzar la higiene oral.

La activación del metabolismo lipolítico desencadena la aparición de cuerpos cetónicos en sangre, que es una respuesta natural al ayuno, ejercicio prolongado y dietas ricas en grasas (8). Y, algunas investigaciones han sugerido que una dieta baja en carbohidratos podría ser especialmente útil para ayudar a las personas a controlar la diabetes.

Como mencionamos, la adecuada implementación de una dieta cetogénica trae como resultado la pérdida de peso. Esta última situación es la que persigue la dieta cetogénica (‘dieta keto’). En cuanto al daño en los riñones , este también suele asociarse a las dietas cetogénicas.

Hay detractores de esta dieta que dicen que en el embarazo no se puede seguir una dieta cetogénica porque el feto se nutre y necesita niveles altos de glucemia materna, alimentándose fundamentalmente de hidratos de carbono. Es decir, nuestro cuerpo obtiene energía normalmente a partir del azúcar que consigue tras la digestión de carbohidratos.

No es necesario contar las calorías, y es mucho más efectiva para perder peso esta dieta baja en carbohidratos que las dietas bajas en grasas. Cuanto más limites tu ingesta de carbohidratos netos más rápido llegas al estado de cetosis óptima. Cetogénica en comparación con la pérdida de peso obtenida bajo la dieta no cetogénica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *