Seguramente hayas escuchado hablar de la dieta cetogénica de la cetosis, se trata de una dieta muy baja en carbohidratos que ayuda a quemar los depósitos de grasa acumulados en ciertas zonas del cuerpo. En este aspecto es común escuchar que las personas en cetosis se sienten más vitales, esto tiene que ver con la diferencia celular de una glucosa y una grasa. Se trata de una dieta restrictiva, muy baja en carbohidratos, que representan el 5% de la alimentación, y muy alta en grasas, que suponen el 65%.

El objetivo que se persigue con esta dieta es que el cerebro utilice los cuerpos cetónicos en lugar de la glucosa como fuente de energía. Frutos secos y semillas son el sexto grupo de alimentos recomendados para seguir la dieta cetogénica. En la dieta keto, uno debe fijarse en los carbohidratos de los productos, entre menos sean mejor.

Sí, está demostrado que algunos alimentos contienen sustancias que ayudan a que el organismo queme la grasa acumulada de forma rápida y más eficaz. Sonaba muy fácil no comer carbohidratos, pero la realidad es que la dieta cetogénica no es cualquier cosa. Normalmente, alcanzar un estado de cetosis (quema de grasa en lugar de quema de azúcar) puede tardar hasta 2 semanas con una dieta cetogénica disciplinada.

Al reducir los hidratos de carbono, el organismo pasa a utilizar las reservas de grasa acumuladas como fuente de energía. Una persona con diabetes tipo 1, que siga una pauta de insulina, debe suministrar carbohidratos de acuerdo a dicha pauta. El problema se origina cuando las personas optan comer grasas y proteínas que no son saludables.

Se conoce con este nombre a un patrón que reduce al máximo la cantidad de hidratos de carbono , primando las grasas y proteínas dentro de la dieta. Cuando sucede a la inversa, estamos sometidos a los carbohidratos, es decir a las harinas, los azúcares, el arroz, el maíz, la avena y todo lo que contenga altas cantidades de almidón y que produce aumento de la glucosa en sangre”.

Existen algunas mezclas patentadas que permiten el consumo de platos con alto contenido en hidratos de carbono después de las 6 de la tarde sin abandonar el estado de cetosis. Al tener llenas las reservas de glucógeno el cuerpo empieza a almacenar el «exceso de energía» como grasas tejido adiposo (conocido como michelines).

En otras, tan sólo se pueden consumir los hidratos durante el desayuno, así a lo largo del día el cuerpo tan sólo tendrá la ocasión de coger la energía de las grasas y no de los carbohidratos. Macronutrientes que se consumen principalmente: grasas y proteínas.

Para conseguir la pérdida de peso de calidad es recomendable que los alimentos sean preparados, ya que así puedes controlar con más exactitud la ingesta de grasas, proteínas, etc., y conseguir unos resultados más satisfactorios. Y según un estudio de un año de duración publicado en Diabetes Therapy, un límite diario de 30 gramos de carbohidratos —lo que ingerirías de una banana— podría ayudar a las personas a perder, en promedio, un 12% de su peso corporal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *