Si habéis seguido un poco las series del entrenamiento de definición, tanto de este como del año pasado, habréis oído hablar de el estado de cetosis, un estado en el que el cuerpo entra cuando la ingesta de hidratos es muy baja y tiene que sacar la energía de la grasa. En la dieta cetogénica los niveles de insulina decrecen mucho y la quema de grasas se incrementa drásticamente. La recomendación clave es siempre consultar con su médico un especialista antes de embarcarse en una dieta un plan de pérdida de peso porque hay muchos factores importantes que deben considerarse para su salud y bienestar.

Como teoría no está mal, pero la práctica es totalmente diferente y es porque no se tienen en cuenta ciertos acontecimientos que ocurren en el organismo, es decir, las dietas cetogénicas se utilizan por ignorancia. Evita las grasas trans, las grasas trans están en algunos tipos de comida procesada y en las grasas hidrogenadas, así como en muchos aceites de fritura reutilizados.

Una alimentación alta en grasas y pobre en carbohidratos puede cambiar el pronóstico de algunos niños con epilepsias. En condiciones normales, la mayor parte de la energía utilizada por el organismo procede de los carbohidratos. La insulina es una hormona segregada por el páncreas al comer carbohidratos que permite a la glucosa (azúcar) de la sangre ser almacenada en las células creando energía.

Para mantenerse en la cetosis y evitar entrar en una cetoacidosis peligrosa, los que siguen la dieta keto deben reducir, en lugar de aumentar, la ingesta de proteínas. Nuestro cuerpo prefiere los carbohidratos como fuente de energía ya que es la fuente de energía más rápida de combustionar.

No obstante, esto no libra a este tipo de dietas de recibir algunas críticas. Esto fue así, hasta que nos convertimos en agricultores, momento en el cual el ser humano comenzó a consumir carbohidratos de forma regular. 2.- Para maratonistas y medio maratonistas, puede ser una excelente forma de encarar fases de entrenamiento y así lograr una máxima adaptación a las grasas y su uso como energía.

Para definir brevemente este tipo de alimentación, basta con decir que es una cuidada selección de alimentos en la que se minimiza la ingesta de hidratos de carbono y se aumentan las cantidades de grasas y proteínas ingeridas. Tal y como se ha explicado en el apartado anterior, la cetosis es un estado metabólico en el que el organismo obtiene la energía mediante el catabolismo de las grasas.

Básicamente, la Keto cíclica difiere de una dieta de Keto típica porque estás consumiendo más hidratos de carbono de lo normal un día a la semana, con el fin de sacar al cuerpo de la cetosis (solo para volver a la cetosis al día siguiente). Como consecuencia de estos niveles bajos de glucosa, los niveles de insulina también se reducen.

La dieta cetogénica utiliza esencialmente la grasa corporal como fuente de energía, por lo que la perdida de peso será uno de sus beneficios más evidentes. La cetosis se produce cuando no tienes suficiente azúcar (glucosa) como fuente de energía, de modo que tu cuerpo descompone la grasa almacenada y provoca que los cuerpos cetónicos se acumulen en el organismo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *