En la actualidad, la dieta paleo cada vez se conoce en un grueso más importante de gente. La primera de ellas es el aporte de vitaminas y minerales que ofrecen las dietas cetogénicas, que es muy bajo y no cubre los requerimientos de las personas, lo cual se debe a que la restricción de carbohidratos también limita en gran medida la ingesta de frutas y verduras, que son los alimentos más ricos en los micronutrientes mencionados.

Es el origen del chocolate, y a esta semilla los aztecas la consideraban el alimento de los dioses porque es un alimento energético, rico en grasas cardiosaludables y antiinflamatorias, que aporta fibra, minerales como el magnesio y el potasio y flavonoides antioxidantes que ayudan a mantener la salud física y emocional.

Deberán ser la fuente básica de energía del organismo y, de hecho, son las grasas insaturadas las que se deben ingerir (presentes en aceite de oliva , aguacates, pescados, etc.), ya que fomentan la generación de cetonas para que se dispare la quema de las reservas de grasa que hay en el cuerpo.

Keto, dieta cetogénica, es un modo de alimentación bajo en carbohidratos (Low Carb) y alto en grasas saludables (High Fat) y forma parte de la Terapia Nutricional Puede formar parte de un estilo de vida que ayuda a optimizar tu ADN previniendo y mejorando enfermedades como la diabetes, la obesidad, afecciones del corazón, infarto, Alzheimer, epilepsia, SOP, desajustes hormonales, enfermedades neuronales, cáncer y muchos más.

El ayuno intermitente trata de imitar los efectos de una hambruna temporal al solo consumir alimentos durante un margen de tiempo al día (usualmente de ocho horas), al comer muy pocas calorías varios días a la semana para obligar al cuerpo a entrar en cetosis.

Con tantas dietas de moda en competencia y, a menudo, contradictorias, puede ser difícil desenmarañar las exageraciones publicitarias para encontrar un plan de alimentación saludable que funcione para ti. Para descubrir la verdad, echa un vistazo a la evidencia que respalda cada uno de los siguientes cuatro estilos de alimentación cada vez más populares.

Y es que al depletarse las reservas de glucógeno es muy fácil perder peso ya que el glucógeno arrastra mucha agua (cada gramo del mismo puede arrastrar 3-4 gramos de agua), por lo que no es raro perder 2-3 kg de peso en los primeros días de seguir una dieta cetogénica.

Las células malignas y tumorales no pueden servirse de la cetosis para obtener energía porque carecen de la capacidad de utilizar los cuerpos cetónicos y dependen en gran medida de la glucólisis para la producción de energía, incluso en estados elevados de oxígeno” asegura en defensa de la misma.

Es una herramienta potentísima para personas que quieren perder peso, principalmente porque es frecuente entre quienes siguen esta dieta sentir una sustancial supresión del apetito (las grasas saludables son muy saciantes) y sin darse cuenta caen en un patrón de déficit calórico, es decir, comer menos calorías de las que consumen.

De hecho, gracias a los efectos que consigue esta dieta, sus defensores la consideran a tener en cuenta para personas que quieran perder peso, para mejorar el estado mental, aumentar notablemente el rendimiento físico (de hecho, es muy recomendable realizar cualquier clase de deporte mientras se sigue esta alimentación), mejorar el estado de las personas que padecen epilepsia e incluso tratar la diabetes de tipo 2 (en la que se deben reducir los niveles de glucosa).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *