Este artículo sobre la dieta cetogénica ha llevado mucho trabajo por delante, mucha recopilación de información, de estudios y de bibliografía. Consiste en que una persona consuma alimentos con bajo contenido en carbohidratos y muy alto en grasas con el propósito de que se induzca un cambio en la fuente principal de energía y en el estado metabólico; es decir, creará una situación de cetosis parecida a la del ayuno para reducir los alimentos ricos en carbohidratos.

La dieta cetogénica consiste en incrementar gradualmente el consumo de grasas de calidad (aguacate, aceite de oliva, coco, etc.) con el fin de reeducar al cuerpo a consumir nuevamente grasas, al tiempo que reducimos sustancialmente el consumo de carbohidratos (azúcares, cereales, legumbres, frutas, tubérculos…) a los que se había mal acostumbrado.

Teniendo en cuenta que los estudios han demostrado que es suficiente con aplicarla de forma temporal para notar sus beneficios metabólicos, seguir una dieta cetogénica alargada en el tiempo no es necesario y, en ciertos individuos, puede tener efectos perjudiciales.

En su libro «La dieta cetogénica para principiantes» la experta Martina Slajerova explica cuáles son los problemas que pueden surgir durante las primeras semanas siguiendo la dieta cetogénica, pues, según afirma, es cuando el metabolismo se reajusta para «quemar grasa» en vez de calorías.

Ahora que ya sabes en qué consiste y cómo inducir a tu cuerpo a cetosis, este mes te lo ponemos más fácil con los alimentos básicos para la cetosis nutricional y algunas recetas con platos deliciosos para que compruebes que además de perder peso y mejorar tu salud, vas a disfrutar comiendo en la ketokitchen.

Alimentos que debemos consumir para un perfecto funcionamiento de nuestro cuerpo, atendiendo a sus necesidades mediante el aporte de hidratos de carbono, grasas, proteínas, minerales, vitaminas, siempre con la intención puesta en la eliminación de grasas corporales.

Es decir, no podremos ingerir ningún tipo de azúcar, jarabe, miel similar, dulces tampoco son admitidos ni otras fuentes de azúcares añadidos Pero también debemos evitar cereales y derivados (arroz, pastas, fideos, quinoa , amaranto , avena y todo lo que lo contenga), legumbres (de todo tipo, secas en conserva), frutas y hortalizas en general.

Es bien sabido que mantener controlados los niveles de glucosa en sangre puede ayudar a las personas a evitar controlar la diabetes, pero una nueva investigación multinacional dirigida por biólogos de la Universidad de Texas (Estados Unidos) sugiere que restringir los niveles de glucosa en sangre también podría mantener a raya ciertos tipos de cáncer.

Eso significa que las dietas bajas en carbohidratos aumentan el riesgo cardiovascular. RESUMEN: Evite las comidas ricas en carbohidratos, como los cereales, los azúcares, las legumbres, el arroz, las patatas, los dulces, los zumos y la mayoría de las frutas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *