Si no estas segura seguro de lo que puedes comer en una dieta cetogénica baja en carbohidratos, te ofrecemos esta lista rápida como referencia. Para entender que es la cetosis debes saber que el cuerpo se alimenta principalmente de glucosa (carbohidratos) y, cuando lo privas de su fuente principal de energía, empieza a alimentarse de cetonas, que se producen cuando se oxida la grasa, es decir, entra en cetosis.

De manera que en la CetoAcidosis Diabética, se suma una sobre producción de cuerpos cetónicos (que no puede ser limitada por la insulina, porque no hay) y una nula utilización de estos por el cerebro que sólo tira de glucosa, al inundar la glucosa el torrente sanguíneo.

Es una dieta inspirada en nuestros antecesores que ingerían el doble de proteínas que en la actualidad, con similar aporte de hidratos pero de mejor calidad y menos grasas. Ésta es la capacidad que tiene tu cuerpo de alternar entre hidratos y grasas para producir energía.

La respuesta es un rotundo NO. Este tipo de dieta debido a que acelera el metabolismo y los riesgos que tiene no pueden realizarla ni personas embarazas en lactancia, enfermos de diabetes y pacientes con tensión alta. Y debo decir que la contribución que más me cambió la vida de la dieta cetogénica fue saber que podía comer medio pedazo de queso y sentirme completamente normal después.

Podría tener niveles normales de glucosa y niveles elevados de insulina. De hecho, la gripe ceto keto flu (dolor de cabeza, mareos, calambres, fatiga, estreñimiento…) es típica en personas que empiezan con una dieta cetogénica y no tienen en cuenta el reponer los niveles de sodio necesarios.

Las grasas saturadas y mono saturadas como la mantequilla, nueces de macadamia, aguacates, yema de huevo, y aceite de coco son más estables químicamente y menos inflamatorias para la mayoría de las personas, así que son nuestras preferidas. Lo cierto es que las grasas y las proteínas promueven una mayor secreción de insulina por parte del páncreas.

La dieta cetogénica se basa por lo general en el consumo de grasas (80%) y proteína (15%), lo que fuerza a tu cuerpo a descomponer la grasa y usar las cetonas como fuente de energía. Antes de uno de sus experimentos estrella, en 1.967, se pensaba que el cerebro sólo podía funcionar con glucosa como fuente de energía y que no podía utilizar ningún otro tipo de combustible.

Además, como entrar en cetosis requiere consumir muy pocos carbohidratos, puede corregir la diabetes de tipo 2 de forma efectiva. En cambio, las grasas malas están en la mayoría de alimentos procesados. Las condiciones neurológicas son netamente inflamatorias, una dieta elevada en grasas promueve la desinflamación cerebral a raíz de la cantidad y calidad de ácidos grasos que se está consumiendo y gracias al poco consumo de carbohidratos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *