La dieta cetogénica consiste en un aporte de hidratos de carbono menor de 100 gramos al día. Hay algunas variaciones, pero la idea principal de la dieta es que la clave para perder peso es corregir los desequilibrios hormonales en el cuerpo. Estrictamente hablando, la cetogénica es una dieta en la que solo se requiere que respetemos las proporciones correctas de carbohidratos, proteínas y grasas para que entremos en cetosis.

No reemplaces comida basura alta en carbohidratos por comida basura keto. Por ejemplo, un tipo de dieta cetogénica es la de Atkins, porque en ella el consumo de grasa supone el 50 60 por ciento del total de la dieta. Como se describió anteriormente, cuando comemos muy pocos alimentos que nos suministran carbohidratos, liberamos menos insulina.

Al utilizarse la glucosa como principal fuente de energía, el cuerpo almacena las grasas como reserva y cuantos más carbohidratos se consuman más se eleva la glucosa en sangre. En condiciones normales, con una alimentación equilibrada, el organismo gestiona el volumen de grasas que quema y normalmente no fabrica ni usa cuerpos cetónicos.

Así tendremos la clásica dieta Atkins, la dieta Dukan que es una dieta cetogénica conseguida a través de una alimentación exclusiva a base de proteína animal magra. Según algunas investigaciones, la dieta cetogénica está catalogada como segura para personas con sobrepeso personas que luchan contra la obesidad.

Dispone de una guía de cinco días para principiantes y una macro-calculadora que determina la cantidad de carbohidratos, proteínas y grasas necesarias a diario. La teoría de la dieta del cetogénica implica que si no estamos consumiendo carbohidratos, nuestro cuerpo quemará la grasa, haciéndonos perder peso.

Básicamente, cualquier dieta cetogénica es rica en grasa, muy baja en hidratos de carbono y genera una situación de cetosis, que es un estado mecanismo natural de ayuno. El cuerpo requiere de un tiempo para empezar a producir los cambios que nos permitirán utilizar principalmente grasas y cuerpos cetónicos, y en este período es cuando pueden aparecer ciertos efectos secundarios.

Si todo está en orden pero no pierdes grasa al cabo de 1 mes, baja las cantidades de calorías. La cetosis es una situación en la que el organismo utiliza unos compuestos denominados cuerpos cetónicos para proveerse de energía. El cuerpo, en ausencia de los hidratos de carbono suficientes como combustible (glucosa), agotará las reservas de glucógeno y la principal fuente de energía pasará a ser la quema de grasas en el hígado.

Por favor, no caigas en el error (¡común!) de consumir cualquier tipo de grasa con la justificación de que la dieta cetogénica es una dieta alta en grasa”. Suspender los suplementos de batidos de proteínas nos ayudará a reducir calorías, por lo que podremos entrar en déficit calórico con mayor facilidad.

La pérdida de peso a menudo se considera la mayor ventaja de la dieta cetogénica, ya que es una pérdida de peso rápida y segura (especialmente para aquellos que comienzan con sobrepeso u obesidad). Por otro lado la proteína 0 carbohidratos mejora la pérdida de peso: los estudios demuestran que una dieta alta en proteínas mejora el potencial de pérdida de peso y esto es clave.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *