En la actualidad, la dieta paleo cada vez se conoce en un grueso más importante de gente. La elección del tipo de terapia cetogénica será determinada por el equipo especializado en llevar a cabo el tratamiento y dependerá de varios factores tales como la edad del paciente, el síndrome epiléptico la enfermedad metabólica, entre otros”, sostuvo la doctora Toma.

Indirectamente por este motivo hay especialistas que recomiendan la dieta keto durante los procesos de cáncer , ya que se considera que las células tumorales solo pueden utilizar como sustrato energético los azúcares debido a que tienen un metabolismo exclusivamente anaeróbico y la grasa solo pueden ser utilizados como sustrato energético mediante un metabolismo aeróbico Se recomienda siempre que el paciente de cáncer de mar evaluado por un médico especialista antes de iniciar la dieta cetogénica porque podría tener un efecto contraproducente (puede incluso estar desaconsejada en algunos tipos de cáncer en algunas fases de la enfermedad).

Por el contrario, en ausencia de carbohidratos, el cuerpo usa las reservas de grasas como fuente de energía, sin embargo es un proceso más lento, debido a la densidad de la grasa y ha quedado demostrado que podemos aguantar incluso días sin comer (estimación que se realiza de acuerdo al porcentaje de grasa corporal de cada persona).

En principio, la dieta cetogénica no prescribe explícitamente el momento específico de las comidas ni especifica la frecuencia de las comidas Sin embargo, como a menudo es más fácil mantener la cetosis durante el ayuno, muchas personas a menudo combinan dietas cetogénicas con tipos de ayuno, generalmente ayuno intermitente.

La dieta Keto también puede proteger de las diversas afecciones inflamatorias que conducen a la disfunción y a la enfermedad, mejora de forma notable las funciones inmune y cognitiva, reduce al mínimo el riesgo de padecer las actuales patologías epidémicas, como las enfermedades cardíacas, el cáncer y el deterioro cognitivo, y posibilita impresionantes avances en materia de rendimiento y recuperación deportivos, tanto de resistencia como de fuerza y potencia.

En la dieta cetogénica, se deben consumir carbohidratos de manera moderada y aumentar el consumo de las llamadas grasas buenas” presentes en los aguacates, el aceite de oliva virgen, los pescados ricos en Omega como el salmón las sardinas, los frutos secos como las nueces y los cacahuetes y las semillas de calabaza, sésamo comino, entre otros alimentos.

Sin embargo, y aunque esta solución pueda ser válida y segura en determinados casos, las cifras de exceso de peso no dejan de crecer año tras año, lo que deja en entredicho su efectividad como tratamiento para el sobrepeso y la obesidad y lo que plantea nuevos cuestionamientos a la comunidad científica, y especialmente a los médicos y profesionales de la salud que tratan esta enfermedad.

Fue en 1921 que el endocrinólogo Rollin Woodyatt señaló que tres compuestos solubles en agua, acetona, β-hidroxibutirato y acetoacetato (en conjunto llamados cuerpos cetónicos) fueron producidos por el hígado como resultado de la inanición si siguieron una dieta rica en grasa y baja En carbohidratos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *